Melania Trump, portada del nuevo número de Vanity Fair México

La portada de febrero muestra a una sonriente Melania vestida de blanco, con un plato lleno de joyas que ella simula estar enrollando en el tenedor como si estuviera comiendo pasta.

Fotografía cedida hoy, jueves 26 de enero de 2017, por la revista Vanity Fair México que muestra la portada de la publicación con la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, en el más reciente número de la edición mexicana
Fotografía cedida hoy, jueves 26 de enero de 2017, por la revista Vanity Fair México que muestra la portada de la publicación con la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, en el más reciente número de la edición mexicana

Melania Trump protagoniza el nuevo número de la edición mexicana de la revista Vanity Fair, donde se publica una entrevista con la primera dama estadounidense

Melania Trump protagoniza el nuevo número de la edición mexicana de la revista Vanity Fair, donde se publica una entrevista con la primera dama estadounidense que ahonda en la relación con su esposo, su familia e incluso se muestra en contra de las operaciones estéticas.

La portada de febrero muestra a una sonriente Melania vestida de blanco, con un plato lleno de joyas que ella simula estar enrollando en el tenedor como si estuviera comiendo pasta.

En las declaraciones concedidas a la publicación, que ya aparecieron el pasado abril en un artículo de la revista GQ -también del grupo editorial Condé Nast-, la primera dama de EEUU, de 46 años, refleja su posición de "no entrar en política ni en temas legislativos", porque es Trump "quien se ocupa de esas cosas".

De los consejos que le da a Trump "nadie se entera y nadie se enterará jamás, todo eso queda entre mi marido y yo".

Melania narra cómo conoció a su esposo durante la Fashion Week de Nueva York. Entonces no le quiso dar su número de teléfono, y lo que hizo fue pedírselo a él, porque "quería ver cuáles eran sus intenciones".

"Hubo mucha química entre nosotros, pero su fama no me impresionó. Es posible que él lo notara", relata Melania, de acuerdo con el avance proporcionado por Vanity Fair sobre el número que se publicará mañana.

Afirma que nadie la controla, que viaja con Trump cuando puede y que su esposo le "apoya mucho".

"Si le digo 'me voy a dar un baño o me van a dar un masaje', él no se opone", comenta la primera dama de origen esloveno que se nacionalizó estadounidense en 2006.

Se muestra en contra del "bótox y las inyecciones", porque las considera perjudiciales "para la cara y para los nervios", y dice que nunca ha empleado estos métodos: "Todo es mío. Envejeceré con dignidad, como le pasa a mi madre", afirma.

La revista también rescata el testimonio del hermanastro de Melania, Denis Cigelnjak, fruto de una relación que tuvo su padre con una mujer de su pueblo, Sevnica (Eslovenia), antes de casarse con la madre de la primera dama.

Cuando fue interrogada por este tema, Melania dijo a la publicación que la existencia de su hermanastro la conoce "desde hace años", y pidió respetar la privacidad de su padre.

Melania Kanuss es la tercera esposa del presidente de Estados Unidos, Donald Trump (que con anterioridad ha estado casado con Ivana Trump y con Marla Maples, con quienes tuvo en total cuatro hijos), y son padres de Barron, de 10 años.

EFE