No quedan más infantes

El infante don Carlos tenía una de las genealogías más puras de Europa y, sin embargo, era de una sencillez proverbial