Actualidad

Roban 30.000 euros en joyas del hotel de los Goya

El jefe de producción de la gala denunció ayer en comisaría el robo de unos pendientes, una sortija y unos gemelos de la Joyería Suárez guardados en una habitación para el vestuario de la ceremonia.

El jefe de producción de la gala denunció ayer en comisaría el robo de unos pendientes, una sortija y unos gemelos de la Joyería Suárez guardados en una habitación para el vestuario de la ceremonia.

Publicidad

Podríamos estar hablando del guión de una película y, por poco, hasta tienen a los actores y los premios preparados en el lugar de los hechos. Pero parece que los protagonistas de esta historia que cuenta con cacos «amateur» y piedras preciosas como ingredientes principales no eran merecedores de ningún galardón de cine. En realidad se trata de un robo de joyas que tuvo lugar este fin de semana durante la última gala de los Premios Goya, celebrada en el Hotel Marriott Auditorium de Madrid, en el distrito de San Blas.

Los hechos sucedieron entre las 22:00 horas de la noche del sábado 4 de febrero, hora a la que comenzaba la ceremonia, y las 10:00 horas de la mañana de ayer, cuando llegaron a recoger las cosas de la gala y se encontraron con la desagradable sorpresa.

Al parecer, el robo se produjo en una habitación a la que tenía acceso el personal encargado del vestuario de la ceremonia celebrada en este hotel, que ya ha albergado en su auditorio eventos de este tipo como mítines políticos. Allí, de un cuarto con cajas, habrían desaparecido tres valiosas joyas de la marca Suárez: una sortija, unos pendientes y unos gemelos, según fuentes de la investigación, que no fueron utilizados por ninguna de las estrellas de la noche y que, precisamente por eso, se quedaron guardadas en sus correspondientes cajas. El valor de estas cinco piezas de alta joyería asciende a los 29.240 euros. La única forma de acceso a este lugar, al parecer, es desde esta habitación a la que se entra con la típica tarjeta magnética que abre las puertas de los hoteles.

Según fuentes policiales, las joyas sustraídas estaban depositadas en cajas en dependencias correspondientes al departamento de vestuario y no se guardaban bajo especiales medidas de seguridad ni dentro de cajas fuertes.

Publicidad

Fue sobre las 15:50 horas de ayer cuando el jefe de producción de la gala acudió a interponer la correspondiente denuncia a la comisaría de San Blas, la más cercana al hotel de los hechos.

Hasta el momento, se han encargado de la investigación del robo los agentes de Policía Judicial de la comisaría de San Blas, no la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, que suele investigar este tipo de casos al no tratarse, en esta ocasión, de un valor excesivamente elevado. Los agentes de Policía Científica, por su parte, tendrán que determinar si la puerta fue forzada.

Publicidad

Llaves de mano en mano

Y es que, según fuentes cercanas a la investigación, aquella noche las tarjetas para entrar a este cuarto «iban de mano en mano» dadas las prisas de última hora antes del comienzo de esta 31 edición de los Premios Goya. Es decir, que varias personas tenían acceso a este cuarto y la llave o llaves (podrían abrir la misma puerta varias tarjetas) podrían «no estar bajo el control de nadie en concreto».

La organización, no obstante, podría contar con algún seguro que cubriera este tipo de incidentes. Ayer por la tarde este diario se puso en contacto con la portavoz de la Academia de Cine –organizadores del evento–, quien aseguró desconocer el suceso.

Los agentes, tendrán ahora que visionar las imágenes que podrían haber captado las cámaras de videovigilancia del hotel, si es que tiene instaladas por los pasillos. A pesar de ello, los investigadores creen que la cantidad de gente que puede aparecer saliendo y entrando con bolsas de este cuarto no haría muy esclarecedora esta línea investigativa aunque sí podría serlo al relacionarla con otras variables de la investigación. Y es que los agentes ya estarían localizando a los posibles sospechosos del listado que tiene que proporcionar la organización ya que, en este caso, no aparecerían registrados como clientes del hotel.

El valor en el mercado negro de estas joyas podría ser muy similar al de mercado ordinario o incluso mayor si algún receptador ha comprado la pieza antes de conocer la verdadera cifra de venta. Sin embargo, los investigadores sospechan que la persona o personas implicadas en el robo no le habrían dado aún salida ya que creen que no se trata de profesionales.

Según la forma en la que se haya producido el robo estaríamos hablando de uno u otro delito contra el patrimonio. En caso de que la puerta estuviera abierta o se hubiera entrado con llave, el autor se enfrentaría a un delito de hurto. Si, por el contrario, entró con una llave falsa o forzando la puerta, se trataría de un robo con fuerza. Parece más probable la primera opción y estaría castigado, según el Código Penal, con penas de entre 6 y 18 meses de cárcel si la cuantía de lo sustraído excede los 400 euros.

Publicidad

ladrón «amateur»

Desde el Hotel Marriott Auditorium aseguraron ayer desconocer que se había producido ningún robo e incluso al portavoz del mismo no le constaba que la Policía hubiera entrado a investigar el suceso durante la mañana.

La Policía sospecha que está ante algún ladrón «amateur» que aprovechó su poder de acceso a las valiosas piezas para hacerse con ellas y no a ninguna banda organizada que entrara al hotel aquella noche o durante el domingo y la madrugada del lunes.

Pero el de las joyas Suárez no fue el único robo denunciado durante la gran noche del cine español. En la misma comisaría se había interpuesto también otra denuncia por el robo de una cámara de televisión que un equipo había dejado sin custodiar durante un tiempo. Aunque la investigación acaba de arrancar, por el momento se descarta que se trata del mismo autor. No parece que exista relación entre el robo de joyas y el de la cámara.