María José Cantudo: «No estoy arruinada»

Tras las informaciones que apuntan a que podría ser desahuciada, la artista asegura a LA que «se ha tergiversado todo»

María José Cantudo / Gtres
María José Cantudo / Gtres

Tras las informaciones que apuntan a que podría ser desahuciada, la artista asegura a LA que «se ha tergiversado todo».

María José Cantudo sale al paso de las publicaciones que aseguran que podría perder sus propiedades y sufrir un desahucio, aunque reconoce que «podría haber sido estafada por una persona y el tema ya está en el juzgado». También desmiente que se haya ido a vivir con su madre a Andújar: «Se ha tergiversado todo. Mi madre sufre alzheimer, somos tres hermanas y nos estamos turnando en su cuidado. Por eso, viajo tanto al pueblo, pero yo sigo residiendo en Madrid». Nos conocemos hace décadas y siempre ha sido una mujer con las ideas claras. En este sentido, María José es una mujer que va directamente al grano.

–¿Está tranquila?

–Sí, muy tranquila. Este asunto viene de hace mucho tiempo y está en los juzgados. No puedo hablar mucho, pero aclaro que ni mi casa de la calle Serrano está hipotecada por un banco ni he sido desahuciada, ni creo que vayan a hacerlo jamás. Inventarse esto es una barbaridad.

–¿Y el piso de la calle Mayor?

–Está puesto a mi nombre, maravillosamente y sin problemas.

–Entonces, ¿tampoco es cierto que vayan a quitarle ambas propiedades?

–No es verdad.

–Dicen que ha sido estafada...

–Posiblemente. El tema está en el juzgado desde hace tiempo. Como a cualquier persona, me pueden haber engañado. En septiembre pediré permiso al juzgado para ampliar todo lo que te estoy diciendo, pero ahora no me dejan... Ya llegará el momento de hablar, y tú sabes que yo no me callo, y menos cuando tengo razón.

–También se publicó que está arruinada.

–No lo estoy. Que se olviden de ruinas y de tonterías de ese tipo. Son ganas de hacerme daño y no lo pienso consentir. Mi abogado ya se ocupó de todo en su momento. Lo mejor, ante las falsedades, es demandar.

La estafa sería de tipo inmobiliario y la artista ya interpuso dos querellas, que están a la espera de juicio. Mientras se aclara la situación, divide su tiempo entre su casa de Andújar y su piso de la madrileña calle Mayor. Es vecina de Nacho Duato. Ella misma se ha encargado de decorar el inmueble. Aparte de actriz, es experta en antigüedades y dicen que tiene muy buen ojo para elegir las piezas. También ha hecho cursos de restauradora, bordadora y pintora. Hace unos meses me desveló que «voy a montar una galería de arte con mis manualidades, muebles restaurados, objetos personales... ¿Sabes que antes de casarme con Manolo Otero me hice todo mi ajuar? Y ha permanecido intacto. Ahora me he comprado una cama de 1,35 y lo voy a estrenar. En la galería pienso vender muchas cosas y parte de los beneficios serán para Mensajeros de la Paz, para los niños del Padre Ángel. Desde muy joven estoy metida en el mundo del arte. Cuido al detalle todo lo que hago. No soy ninguna tonta que se lanza al vacío sin red. No he bebido en mi vida, ni fumado ni me he drogado. Me levanto todos los días a las siete, me acuesto a las diez y no soy despilfarradora. He invertido muy bien en antigüedades, en arte, en mis tres casas, pero no en lujos excesivos. Y nunca presumo de lo que tengo».