¿Podremos beber café en 20 años?

Algunos productos cotidianos están en riesgo por el cambio climático

Algunos productos cotidianos están en riesgo por el cambio climático.

Los cambios en las condiciones climáticas, con sequías e inundaciones cada vez más habituales y un aumento imparable de las temperaturas entre otros factores, tienen efectos sobre las cosechas. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) alerta de que el declive del rendimiento de cultivos podría ser del 10-25% de aquí a 2050. Tanto es así que algunos productos tan básicos para nuestro día a día como el café corren el riesgo de desaparecer a lo largo de este siglo; de hecho se considera que la variedad silvestre, un recurso genético importante para los agricultores, se extinguirá en 2080. Cada día se consumen en todo el mundo 2.250 millones de tazas de café hechas con granos provenientes de los 70 países que lo cultivan. Un 50% de la producción mundial se concentra en Brasil y Vietnam, pero a mediados de este siglo, ambos países habrán perdido la mitad de las tierras de cultivo dedicadas a su producción. Y no solo, porque la calidad del café también se verá afectada y los precios, en consecuencia, se dispararán.
Según el estudio de la organización sin ánimo de lucro Climate Institute, ya en 2014 Brasil había perdido un tercio de su producción debido a las sequías, mientras que se calcula que Colombia se quedará sin el 60% de su producción a mediados de siglo. Pérdidas igualmente importantes le esperan a Etiopía, país en el que el café representa un 33% de las exportaciones y que ya registra un aumento de la temperatura de 1,3 º. Y es que entre el 80-90% de los agricultores que se dedican al café son pequeños cultivadores (unas cien millones de personas se mantienen gracias a esta industria).
Otro estudio publicado por la Academia Nacional de Ciencias de EE UU en 2017 relaciona la producción a la polinización de las abejas y afirma que las áreas aptas para el café se reducirán entre 73-88% para 2050, debido a «un disminución promedio de abejas polinizadoras de entre el 8-18%», dice. Tal es la preocupación que numerosas empresas están implantando todo tipo de programas para hacer las producciones más sostenibles. Por ejemplo, la italiana Illycaffè cuenta con la Universidad del Café, una iniciativa para compartir con los agricultores técnicas más beneficiosas para trabajar la tierra.
Otro reciente estudio publicado por Proceedings of the National Academy of Sciences afirma que el maíz, el producto más ampliamente cultivado en el mundo, podría ser protagonista de una incómoda sorpresa en los mercados mundiales. Si la temperatura sube unos dos grados, la posibilidad de que los cuatro grandes productores –Brasil, Estados Unidos, Argentina y Ucrania– tengan un mal año será de un 7% cuando actualmente es de cero.