Gisele Bündchen: «Me dijeron que nunca podría estar en una portada»

La modelo recuerda que le dijeron que «mi nariz era grande y mis ojos pequeños»

Gisele Bündchen

Gisele Bündchen ha concedido una entrevista a People en la que habla unos inicios no demasiado fáciles.

Gisele Bündchen ha concedido una entrevista a People en la que habla de sus inicios y de cómo compagina el trabajo con la maternidad y el matrimonio. "Recuerdo que algunas personas me dijeron que mi nariz era demasiado grande y los ojos muy pequeños, que nunca podría estar en una portada", comentaba la mujer de Tom Brady. "No fue fácil con 14 años escuchar ese tipo de crítica. Me hizo sentir insegura", admitió la celebridad de 35 años.

Sin embargo, la ex modelo de Victoria's Secret buscó apoyo en sus padres, que le aconsejaron que si volvía a recibir el mismo comentario les contestaría: "esa gran nariz viene con una gran personalidad", un sugerencia que le ayudó a seguir adelante con su sueño. El resultado es que 21 años más tarde Gisele es, a pesar de su retirada de las pasarelas el año pasado, la modelo más deseada por firmas y estilistas.

@underarmourwomen #ruleyourself #iwillwhatiwant ????

Una foto publicada por Gisele Bündchen (@gisele) el

Parte de su trabajo a lo largo de estos años fue recopilado por la editorial Taschen en un libro que se agotó el pasado otoño a pesar de su alto precio, 700 dólares en su edición más cara -70 dólares en la que se puso a la venta en las grandes superficies , por lo que este mes de mayo se hará una reedición.

La estrella asegura que el viaje a Nueva York con 16 años fue decisivo. Después de sufrir más de 42 rechazos en distintos trabajos relacionados con la moda, Bündchen tuvo su primera oportunidad en un desfile de Alexander McQueen en 1998, al que luego sucedió la primera portada para Vogue un año más tarde y una sesión con Irving Penn celebrando el regreso de las curvas gracias a su impronta en las pasarelas.

"No sabía nada acerca de la moda. Veía los trabajos como oportunidades de viajar por el mundo y hacer algo de dinero, así también podría ayudar a mi familia al volver a casa", afirma recordando aquellos momentos.

Poco más tarde, el contrato millonario con la firma de lencería estadounidense, de 25 millones de dólares, y su romance con Leonardo DiCaprio la colocaron en la primera fila de la fama, para lo bueno y para lo malo. "Esto atrajo mucha atención sobre mí, es algo con lo que no me siento muy cómoda. A día de hoy todavía no me he acostumbrado", subrayó la brasileña.

Meses después de bajarse de las pasarelas, Gisele sigue en el negocio, aunque de una manera más pausada y tratando de amoldar su nueva vida como madre de dos niños, Benjamin y Vivian -además del hijo de su marido, Jack, de una relación anterior -, como esposa del jugador de fútbol y como mujer trabajadora.

Our lives depend on the health of our planet. Honoring Mother Earth on her special day. #plantatree #startingyoung #honoringmotherearth #gratitudetothemother #earthday ??????Nossas vidas dependem da saúde do nosso planeta. Honrando a Mãe Terra no seu dia especial. #plantandoumaárvore #começandocedo #honrandoamãeterra #gratidãoamãeterra #diadaterra

Una foto publicada por Gisele Bündchen (@gisele) el

"¡Mis hijos son divertidos y cariñosos, pero también necesitan atención! Para mí, es indispensable hacer horarios para asegurarme que las necesidades de los niños y de la familia estén cubiertas. Después de organizarme, me aseguro todos los días de tener un tiempo sagrado para mí", concluyó la estrella.