Todos quieren el maletín negro

¿Cambiarán Pedro Sánchez y Pablo Iglesias su mochila por la cartera de presidente del gobierno?

Con un peso de 1,5 kilos y unas medidas de 45x35x20, las carteras ministeriales son las más cotizadas por los políticos. Ya estén habituados o no al maletín, sean más de mochila o prefieran que los papeles se los lleven otros (que de todo hay), nadie se resiste a la tentación de portar el mayor distintivo que puede lucir un político.

Vaya donde vaya, y sobre todo si es a Bruselas, Mariano Rajoy es fiel a este maletín de piel negra que luce en su solapa el título de Presidente del Gobierno con letras doradas. Dentro encuentra seis compartimentos pensados para guardar ordenados todos los documentos que vaya a necesitar ese día. Su precio supera los 600 euros y la tradición manda que cada ministro se quede el suyo de recuerdo. A su sucesor se le entrega un nuevo modelo. Así que el líder del PP, alcance o no la mayoría suficiente para volver a presidir el Gobierno, sabe que podrá guardar para siempre este espléndido maletín que firman artesanos como Esteban Tarín o Valentín del Barrio (cada Ministerio encarga el suyo propio). Bonito souvenir.

wcon la mochila a cuestas

Tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias coinciden no solo en ir con mochila sino que también prefieren la misma marca: la sueca Thule, una firma de carácter deportivo cuyos modelos (que encontramos en grandes superficies) tienen un precio que puede variar desde los 25 euros a más de 100. Sánchez siempre la lleva colgada del hombro derecho y no le importa ir con traje o en mangas de camisa, siempre es fiel a su mochila. A Iglesias, en cambio, le podemos ver de manera habitual con la mochila en ambos hombros, al más puro estilo universitario. Y ojo que el de Podemos tiene varios modelos. Alberto Garzón eso otro de los que también se apunta a esta moda de la mochila por encima de cualquier otro complemento. Curiosa coincidencia de los tres líderes de la izquierda.

En cambio, Albert Rivera es la nota discordante en el grupo de candidatos a llegar a la Moncloa. Rara vez le vemos con algo parecido a una mochila o un maletín. Puede llevar los papeles en la mano, pero parece que él se basta y se sobra para organizarse, sin necesidad de ningún tipo de bolso que pueda distraer la atención de lo importante. ¿Estará esperando a conseguir el codiciado maletín negro?

Tote bag

Es posiblemente el que más versiones admite, desde las más comunes de tela a otras más sofisticadas como el modelo Botie de The Other M, un bolso de edición limitada fabricado de manera artesanal en talleres españoles e italianos.

Mixto

Y si no se decide, siempre puede recurrir a propuestas como las de Steve Mono, una firma española que triunfa en el mundo con modelos como éste, que puede ser un maletín o una bandolera sin perder un ápice de elegancia.