Mucho cuidado con el estrés por estas fiestas

La Navidad es una celebración que se vende como una época de calma, descanso y alegría compartida. Por desgracia, las compras, los atascos y las discusiones familiares consiguen que algunas personas terminan más estresadas por las fiestas que por su trabajo diario. Una forma de eliminar una buena parte del estrés es la planificación. Si haces tus compras con antelación, piensas en los menús y en los desplazamientos semanas antes de estas fechas, no solamente ahorrarás dinero, sino también bastantes disgustos, prisas y aglomeraciones. Si no puedes evitar estas cosas, al menos contrarresta sus efectos con otras actividades que te den un respiro. Intenta salir al exterior y exponerte a la luz del sol todo lo posible. Si no puedes hacer deporte, da igual, al menos camina media hora por la naturaleza para hacer bajar tus niveles de cortisol, la hormona del estrés. Aprovecha que hay niños cerca y organiza actividades con ellos, desde ver películas hasta juegos de mesa o ginkanas. Y ayuda a otras personas, colabora en organizaciones de voluntariado o echa una mano a tus amigos y familia. Se ha comprobado que hacerlo es muy eficaz contra la depresión.