Acabar las líneas 2, 3 y 4 del Metro de Sevilla costaría 3.706 millones de euros

La Junta considera «inviable» la construcción sin la colaboración del Gobierno central

El consejero de Fomento compareció ayer en comisión parlamentaria para explicar el (no) futuro del metro en la actualidad

La línea 1 del Metro de Sevilla se inauguró el 2 de abril de 2009. Desde entonces, periódicamente, se han barajado posibilidades para acometer la construcción de la red completa.

La línea 1 del Metro de Sevilla se inauguró el 2 de abril de 2009. Desde entonces, periódicamente, se han barajado posibilidades para acometer la construcción de la red completa. La Junta de Andalucía ha invertido 17 millones de euros en la elaboración de los proyectos, cuya redacción se prolongó durante cuatro años. Desde diciembre de 2011 permanecen a buen recaudo, sin que se haya movido ni un ladrillo. Incluso la Administración autónoma ha estudiado la posibilidad de convertir las líneas 2, 3 y 4 en vías de autobús o tranvía, ante la falta de recursos económicos. Este planteamiento ha alterado el orden político en Sevilla y recuperado un discurso común: el suburbano hispalense es «irrenunciable». Pero al implicar a las administraciones local, autonómica y estatal, cualquier opción de acuerdo se hace inviable, por ahora.

El PP de Juan Bueno y Juan Ignacio Zoido entiende que el tiempo de crisis pasó y que la recuperación ha de empezar a traducirse en hechos palpables por la ciudadanía. Ya han recogido más de 10.000 firmas para presionar a la Junta, como impulsora del proyecto. Y en cuestión de días el Gobierno andaluz se ha olvidado de los planes de su Dirección General de Movilidad de la Consejería de Fomento. El Metro de Sevilla, lo que falta de él, sigue enterrado pero generando debate. Algo es algo.

El consejero de Fomento, Felipe López, cifró ayer en 3.706 millones la inversión necesaria para construir las líneas 2, 3 y 4, insistiendo en la necesaria cofinanciación junto al Gobierno central. «La Junta nunca ha renunciado a la ampliación del metro. Cuando haya Gobierno y esté nombrado el ministro de Fomento, solicitaremos una reunión para abordar diversos temas, entre ellos la ampliación del metro sevillano», dijo el consejero en comisión parlamentaria.

Por su parte, la diputada popular Alicia Martínez rechazó la actitud de confrontación del Gobierno andaluz, porque el Estado «va a cumplir; quien no cumple es la Junta». Martínez pidió a López que «no sea cobarde» y acometa las obras. El consejero recordó que los 3.706 millones de coste «equivalen a multiplicar por cinco el presupuesto anual de la Consejería de Fomento de 2016 o multiplicar por tres las inversiones del Plan Pista». Y aprovechó para recordar que las subvenciones de explotación de la línea 1 ascienden a 50 millones de euros anuales «que afronta en solitario la Junta, porque el Gobierno no ha atendido nuestra demanda, aunque sí ayuda a los metros de Madrid y Barcelona».

«La Junta no tiene capacidad para abordar en solitario las nuevas líneas del Metro de Sevilla», dijo López, que insistió en que «la corresponsabilidad financiera del Estado resulta vital para avanzar en las futuras nuevas líneas, donde si el Estado no colabora sería inviable». «No vamos a generar expectativas falsas, hace falta concretar», aseveró.

Mientras, la popular recordó que «el Gobierno central estará cuando la Junta tenga programación creíble».