MENÚ
domingo 18 agosto 2019
06:27
Actualizado

El Gobierno del cambio aprueba sus primeros Presupuestos con Vox

El PSOE-A estudiará medidas legales contra Bosquet por su actitud «sectaria» tras la intervención de Bravo

  • El presidente andaluz, Juanma Moreno (d) y el vicepresidente Juan Marín, sonrientes en el Pleno del Parlamento / Foto: Manuel Olmedo
    El presidente andaluz, Juanma Moreno (d) y el vicepresidente Juan Marín, sonrientes en el Pleno del Parlamento / Foto: Manuel Olmedo
Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

18 de julio de 2019. 21:29h

Comentada
larazon.es,  S. F..  Sevilla. 18/7/2019

El Parlamento de Andalucía vivió ayer uno de sus momentos más importantes en la reciente legislatura del «cambio». Con 59 votos a favor y 50 en contra se convirtieron en realidad los «presupuestos más sociales y más dialogados» de la historia de Andalucía según sus protagonistas. Al final han sido 52 las enmiendas de los partidos aprobadas con un presupuesto de casi 36.500 millones de euros, lo que supone un incremento del 5%. El presidente de la Junta, Juanma Moreno, aprovechó la aprobación para defender que Andalucía cuenta con «un gobierno sólido, estable y con vocación de cumplir los cuatro años de mandato».

La celebración del debate final dio para muchos instantes, réplicas entre los grupos políticos, la renuncia de Vox a intervenir en la sección 31 e incluso la polémica al finalizar el discurso del consejero de Hacienda, Juan Bravo. Quiso remarcar la disposición «al diálogo» y destacó que el Gobierno de PP-A y Cs «ha funcionado como un solo equipo». No hubo sorpresas en las votaciones. En materia presupuestaria, de las 52 enmiendas aprobadas, 44 ya se habían incorporado al dictamen de los Presupuestos al haberse aceptado en la Comisión de Hacienda, mientras que las ocho restantes (6 de Adelante y 2 del PSOE-A), por un valor de 7,5 millones de euros, se ratificaron durante la celebración del Pleno. En total, al debate final habían llegado «vivas» 423 enmiendas de PSOE y Adelante Andalucía, que se intercambiaron apoyos y abstenciones ante el rechazo generalizado de PP-A, Cs y Vox. Las cuentas incrementan un 7,9% las partidas de sanidad (758 millones de euros más); un 3,5% las de políticas educativas (256 millones más) y un 5% las dedicadas a conciliación, igualdad y familias (115 millones más), según el Gobierno.

La jornada también dio paso a la intervención de los portavoces de los grupos para hacer una valoración global de las cuentas ante el Pleno del Parlamento andaluz. Por parte del Partido Popular quisieron dejar clara la obligación de cara a los ciudadanos de presentar unos «Presupuestos sensatos». Su socio de gobierno resaltó el «compromiso social» y añadió que estaban ante «los Presupuestos de los grandes números y los pequeños detalles». Totalmente opuesta fue la valoración que hicieron desde Adelante al tildarlos de ser «la brecha de Andalucía». Desde la formación socialista se hizo un llamamiento para «hacer un ejercicio de recuerdo» tras la mención a la «memoria selectiva del PP-A». Y por último, Vox quiso animar al Gobierno a ser «valiente» y a tomar una dirección distinta, «un cambio de rumbo para los próximos Presupuestos».

La polémica se produjo al final del Pleno. El portavoz del PSOE-A, Mario Jiménez, pidió, en varias ocasiones, la palabra a la presidenta de la Cámara, que no le permitió la intervención. Desde «me tiene que dar la palabra» a «procure darme la palabra» o incluso a hacer mención al «artículo 77 del reglamento». De nada le sirvió a Jiménez porque no consiguió hacer pública su queja. Todo se inició con la duración del discurso de Bravo. El consejero subió a la tribuna para pronunciar unas palabras de agradecimiento, el problema residió en que se extendió y alcanzó los quince minutos, algo más extenso que lo realizado por sus antecesores en el cargo. La intervención se vio interrumpida en varias ocasiones por la bancada socialista, llegando al momento más tenso cuando el consejero criticó la actitud del PSOE-A de poner «etiquetas» a los demás, de atribuirse todos los avances del país y después de mencionar a Victoria Kent en relación al voto femenino. Mientras Jiménez trataba de pedir la palabra, Bravo se acercó a los diferentes escaños para saludar. Cuando llegó al de Susana Díaz, lo que recibió por parte de la presidenta del PSOE-A fue una indicación a la tribuna y un «no venga a saludarme a mí, súbase ahí y pídale disculpas al Grupo Parlamentario Socialista». Tras el cierre de sesión, el PSOE-A anunció a los medios que sus servicios jurídicos iban a estudiar medidas legales contra Bosquet por su actitud «sectaria», al no concederles la palabra tras la intervención del consejero , alegando que les había «atacado».

Incumplimiento del gasto

La aprobación de las cuentas trajo consigo reacciones sobre la estabilidad presupuestaria. Por ello, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) advirtió a la Junta de que incumplirá sus objetivos de déficit y de regla de gasto para este año si el Gobierno central no aplica el cambio que anunció en el Sistema de Información Inmediata (SII) del IVA. Dicho cambio, puesto en marcha en 2017, permitiría que el Estado contase con una recaudación por la liquidación del IVA equivalente a 13 meses y no 12. Por esta razón, consideró «improbable» que Andalucía cumpla el objetivo de estabilidad de 2019, que es del 0,1% del PIB, y advirtió de la existencia de «un riesgo moderado de incumplimiento».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs