Burguillos: del proyecto de aeropuerto a la quiebra

El Ayuntamiento adeuda más de 70 millones y ha pedido un rescate tras el despilfarro previo a la crisis

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El mito de Ícaro de poder volar –y en este caso tener aeropuerto propio– conlleva el riesgo de acabar abrasado por el sol y cayendo al vacío. No en pocas ocasiones, los proyectos se construyen –como las alas que diseñó Dédalo– con cera, los castillos en el aire, los gigantes tienen pies de barro y, en este caso, los aeródromos lapidan los presupuestos.

Burguillos puede representar el paradigma en que se basan las críticas que llegan desde Europa. Despilfarro (gastar más de lo que se tiene), soberbia (proyectos faraónicos) y corrupción. El Ayuntamiento de la provincia de Sevilla se ha declarado en quiebra. No hay que bucear demasiado en la historia para hallar las causas.

Burguillos es un municipio de 6.286 habitantes (censo de 2011), al norte de Sevilla, actualmente, gobernado por Domingo Delgado (PP), en otros tiempos –para situarlo– agente del grupo antidroga que llevó a la gran pantalla Alberto Rodríguez. (Delgado era Mario Casas, con bastantes licencias, según el ahora regidor). Burguillos se ha declarado en bancarrota y ha pedido un rescate –a la Diputación, a la Junta, al Gobierno– con la oficialidad de los plenos municipales y el voto unánime de PP, PSOE e IU. Burguillos reconoce su «inviabilidad ante la imposibilidad de afrontar la deuda» de más de 70 millones que arrastra. Su alcalde asegura que «el Ayuntamiento tiene la obligación de aprobar un plan de saneamiento que es de imposible cumplimiento», en referencia al plan de pago a proveedores de Rajoy. Delgado lamenta las «enormes deudas heredadas por el anterior equipo de Gobierno socialista», que llevó al municipio a «la más absoluta ruina económica». Se deben unos 11.000 euros por vecino censado, según «la cuenta la vieja». Jerez de la Frontera debía menos del doble cuando fue rescatado. Barbate o La Línea adeudan cuatro o cinco veces menos. El regidor lamenta que la Junta no medie ante Hacienda en el caso de Burguillos, como sí hizo con otros municipios. De los más de 70 millones de deuda de las arcas locales, dos millones son por condenas firmes «cuyas sentencias son imposibles de cumplir» por falta de liquidez. Aparte, están las reclamaciones de la Diputación y la Junta para que el Consistorio devuelva el importe de casi todas las subvenciones concedidas, «pese a que cuando gobernaba el PSOE no se le instaba a devolverlas». Se trata de dos millones, con sus intereses, en proyectos no ejecutados pero cuyas partidas, literalmente, han volado. La Junta tiene embargado el 100% de los tributos de la Comunidad Autónoma. La Administración local, asimismo, tiene que dar suministro eléctrico a unas 300 viviendas, mediante generadores, cuya licencia de primera ocupación, sin la urbanización terminada, fue otorgada por el anterior regidor.

Según el alcalde, el Ayuntamiento tiene 3,5 millones de ingresos anuales. Para pagar la deuda, habría que «cerrar» más de 20 años. En mayo de 2010, el anterior Gobierno socialista también convirtió al pueblo en el primero que pedía su disolución por el impago de nóminas y servicios básicos. Estamos, pues, ante el primer Consistorio inviable del país. No será el último.

Reunión con Gobierno y Junta

Delgado se reúne hoy por separado con la subdelegada del Gobierno, Felisa Panadero, y el director general de Administración Local de la Junta, Antonio Maíllo, para analizar el colapso financiero. Ya avisó de que su gestión tiene fecha de caducidad. «No puedo permanecer en la Alcaldía si el patrimonio de mi familia se pone en riesgo o yo mismo voy a ser procesado», mantiene.

El ex alcalde de Burguillos Juan José López fue condenado e inhabilitado en 2009 por delitos urbanísticos y tiene casos abiertos aún. Fue el munícipe que soñó con un aeropuerto. El proyecto superaba los 10.000 millones de pesetas. El diseño inicial realizado por un arquitecto en abril de 2000, hablaba de 6.293 millones de pesetas. En base a este trabajo, se creó un consorcio de 15 municipios, Sevilla Siglo XXI (la Diputación) y la Asociación Española de Técnicos de Mantenimiento de Aeronaves. Finalmente, el 5 de abril de 2001 se constituyó en la Casa de la Cultura de Alcalá del Río el consorcio denominado «Conidea» para el desarrollo aeronáutico, con menos ayuntamientos. López tenía en mente los terrenos y el diseño y hasta pagó a la casa de patentes de Boadilla del Monte (Madrid) para registrar el logotipo, la marca del consorcio, la terminal, los hangares y la zona universitaria, con residencia y zona deportiva, prevista alrededor. El horizonte era multiplicar la población de Burguillos por cuatro en una década. El sueño partía de una inversión inicial de unos 40 millones de euros y el cálculo siguiente pasaba los 60 millones, ya con movimientos de tierra, urbanización, jardines, terminal y pistas, así como los profesionales necesarios.

Por suerte, dada la quiebra actual, no hubo acuerdo para financiar el aeropuerto, ni a través de la Junta ni con fondos europeos. Meses después, Empleo cambió el convenio marco para la subvenciones del IFA/IDEA. Y aquí, del mito de Burguillos e Ícaro se pasa al «fondo de reptiles».