Cádiz es la provincia con menos personal para sofocar incendios

La Razón
La RazónLa Razón

El dispositivo de Prevención y Extinción de Incendios de Andalucía, Plan Infoca, en Cádiz tiene el 15% menos de efectivos que en el resto de provincias andaluzas, según denuncia CC OO, que pone de manifiesto la peligrosidad de la situación de cara la etapa veraniega.

Desde el sindicato se señala que con estas cifras se presenta un verano «muy complicado por la escasa plantila», ya que se ha reducido el personal respecto a años anteriores. Para Juan Antonio Rebollo, secretario general de CC OO en la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía (Amaya), se está ante un claro perjuicio ante otras provincias con similar masa forestal como Granada o Jaén, que superan con creces las cifras de la dotación destinada a Cádiz, ya que las dos primeras tienen a su servicio a 562 y 850 profesionales cada una y cuentan con una inversión de 26,5 y 27,9 millones de euros, respectivamente, frente a los 448 operarios y 18,6 millones de euros de Cádiz. Para ejemplificar esta carencia de medios, recuerda que el incendio que el pasado verano arrasó más de 8.000 hectáreas en Málaga fue peor debido al «cierre de una torreta de vigilancia». Así, subraya que los tres Centros del Pan Infoca y Centros de Defensa Forestal (Cedefo) situados en las localidades de Los Barrios, Alcalá de los Gazules y en Algodonales funcionan «con una latente» falta de medios humanos.

El pasado mes de junio, el consejero de Medio Ambiente, Luis Planas, anunció que la dotación presupuestaria era de 188,5 millones de euros, de los que 114, se destinan a trabajos de prevención y 77,1 millones a la extinción. Tres millones de euros más que en 2012, por lo que desde Ecologistas en Acción se preguntan «a dónde ha ido a parar este dinero, ya que en Cádiz no se cuentan con los mismos medios que otras provincias», asevera Librada Moreno, responsable del área forestal de este colectivo. Es más, desde CC OO se pone de relieve que de los tres niveles de disponibilidad inmediata sólo están activos dos «debido a la falta de personal». Precisamente, son estos quienes «sirven para dar refuerzos en situaciones de incendios graves», relata Rebollo, que critica la política del plan de traer efectivos de una provincia a otra. Una peculiaridad de este sistema y que le ha valido el reconocimiento internacional, en tanto que en una situación de extremo riesgo se cuenta con personal helitransportado de una provincia a otra. Pese a ello, «se trata de vestir un santo para desvestir a otro», comenta Rebollo que mantiene que debe de haber una igualdad provincial.

Esta carencia en los medios humanos puede tener, a juicio de los ecologistas, «consecuencias nefastas, ya que los pirómanos saben perfectamente qué zonas estás más o menos vigiladas». En este sentido, Moreno vuelve a poner de relieve la necesidad de reconsiderar la etapa de máxima alerta del Plan Infoca (del 1 de junio al 15 de septiembre) para que se amplíe durante todo el año, al tiempo que se pide un incremento de la vigilancia. «Las torretas tienen que estar abiertas las 24 horas del día, porque en cualquier momento puede surgir una emergencia», cuenta Moreno, que recalca que sobre la situación de Barranco Blanco, punto de arranque del incendio de Málaga, se había alertado en diversas ocasiones de la falta de medios y de la peligrosidad de la situación, como sucede en Cádiz. «Dijimos que estaban al 80% y que había que completar los retenes, pues de los siete miembros con los que se cuenta habitualmente sólo había tres». Otro de los puntos candentes es la necesidad de mejorar la limpieza de los montes y caminos, mediante el aprovechamiento de la biomasa forestal como generadora de energía y el uso de la ganadería extensiva», asegura Moreno.