Cañamero insinúa que Arias Cañete obtiene algún beneficio personal en la venta de la finca La Almoraima

La Razón
La RazónLa Razón

Alrededor de 300 personas participaron en Castellar de la Frontera en una marcha organizada por el Sindicato Andaluz de los Trabajadores (SAT) en rechazo a la decisión del Gobierno de privatizar la finca La Almoraima, situada en el municipio gaditano.

El representante del SAT Diego Cañamero expresó la negativa a la privatización porque «va para la especulación», acusando directamente al ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, de tener «tanto interés porque algún maletín habrá por debajo de cuerda. Están acostumbrados a eso».

Para Cañamero, «lo privado busca fundamentalmente el privilegio, y eso no repercute en la economía. Ahora lo que quieren es venderla para que sus amigos tengan un sitio de esparcimiento, de riqueza y dinero que meterán ahí para lavar los capitales».

El sindicalista considera que «hay que potenciar el corcho, el regadío, el turismo y respetar el medio ambiente, cosas fundamentales de esas 15.000 hectáreas que darían mucho empleo».

Diego Cañamero respondió también al argumento del Gobierno de que el modelo público no ha supuesto la generación de empleo en las últimas décadas: «Si no ha habido empleo público ni riqueza es por culpa de los que están al frente, porque cuando tú estás al frente de un organismo público tienes que hacer que funcionen las cosas. Hacen que lo público no funcione para privatizarlo y lo dejan que vaya deteriorándose para después justificar las pérdidas y privatizarlo».

El histórico sindicalista advierte, además, sobre el hecho de que «se está regresando al modelo de los terratenientes, ya que el 50% de la tierra está en manos del 2% de los propietarios».

Acusó también a la Junta de tener una «doble vara de medir», ya que «cuando no gobiernan, piden que no se venda, pero cuando gobiernan quieren vender».

La marcha se realizó desde el municipio de Castellar de la Frontera hasta la puerta de la finca de La Almoraima, donde se leyó un comunicado. Aunque estaba prevista su asistencia, al acto no ha asistido el dirigente del SAT Juan Manuel Sánchez Gordillo.

El SAT convocó a los presentes a una asamblea en Castellar de la Frontera para promover nuevas acciones de movilización.