Cáritas critica la inversión social de la Junta: «Se tira mucho dinero»

Cáritas atendió en 2012 a más de 5.000 personas sin hogar
Cáritas atendió en 2012 a más de 5.000 personas sin hogar

Ante el aluvión de peticiones de ayuda que está recibiendo como consecuencia de la crisis y el cada vez más creciente fenómeno de la indigencia, Cáritas Andalucía hizo ayer un llamamiento a las administraciones, fundamentalmente a la Junta de Andalucía, para que coordine sus recursos en materia de políticas sociales. «Para hacer diez cosas, nos gastamos ocho en el tinglado», denunció el presidente regional de la organización, Anselmo Ruiz, quien insistió metafóricamente en que «si nos gastamos diez, ocho tienen que ir a las personas, y no sólo dos». La crítica de Cáritas viene dada por la «excesiva burocratización» de las políticas sociales, puesto que «se tira mucho dinero», insistió Ruiz.

Por ello, reclamó a las administraciones una mayor «coordinación» a la hora de plantear sus acciones de intervención social, con el objetivo de conformar «una mirada global» y no hacer «un día una cosita y otro día otra, en función de la rentabilidad política».

En la misma línea se pronunció Auxiliadora González, secretaria regional, quien apostó por «hacer estructuras más flexibles y coordinadas, como mesas transversales donde todos nos sentáramos a trabajar». A su juicio, el problema de la pobreza «no sólo lo debe abordar la Consejería de Bienestar Social», por lo que situó el foro para debatir estos asuntos en la Mesa del Tercer Sector, que recientemente convocó la presidenta de la Junta, Susana Díaz. En este punto, Ruiz señaló la «necesidad» de articular «otro modelo» de Renta Básica, para dar una mayor cobertura social.

Los responsables de la organización realizaron estas valoraciones durante la presentación de una campaña que, bajo el lema «Nadie sin salud. Nadie sin hogar», pretende concienciar a la sociedad sobre el problema de la indigencia. Sobre este aspecto, Cáritas atendió el año pasado a más de 5.000 personas sin hogar, para lo que destinó 3,4 millones de euros, el 60 por ciento procedentes de fondos públicos y el 40 de ingresos propios y de entidades privadas.

González alertó de un cambio en el perfil de las personas que tienen la calle como única hogar, muchas de ellas jóvenes y familias enteras que «están ocupando naves, casas abandonadas u obras sin concluir». También llamó la atención sobre los jóvenes extranjeros, ex tutelados por la Administración autonómica, que no tienen formación ni experiencia profesional. «Tras alcanzar la mayoría de edad quedan en una situación de desprotección social absoluta», señaló.

Ruiz, por su parte, lamentó que muchas de estas personas son tratadas como «mobiliario urbano», debido a que «tenemos tantos problemas económicos que muchas veces pasamos por alto que hay personas que lo pasan realmente mal».

Igualmente, el presidente regional de Cáritas denunció que «no existe una respuesta ágil» en el ámbito de la salud mental y las adicciones, como se puso de relieve recientemente con la muerte de un joven indigente polaco en Sevilla. «Se dan altas hospitalarias a personas convalecientes», dijo.