Condenado a 8 años de cárcel por retener y abusar de su exnovia, menor de edad

La Audiencia de Granada ha condenado a ocho años y medio de cárcel a un joven acusado de los delitos de detención ilegal, abusos sexuales y violencia de género cometidos contra su expareja, una menor de edad que rompió su relación con el condenado unos días antes de los hechos.

La Audiencia de Granada ha condenado a ocho años y medio de cárcel a un joven acusado de los delitos de detención ilegal, abusos sexuales y violencia de género cometidos contra su expareja, una menor de edad que rompió su relación con el condenado unos días antes de los hechos.

La sentencia condenatoria, a la que ha tenido acceso Efe, ha otorgado credibilidad a la acusación de la víctima frente a la falta de precisión del acusado, Iulian S., que durante el juicio no reconoció la comisión de los delitos pero tampoco la negó.

Los hechos tuvieron lugar la noche del 20 de enero de 2012 cuando el acusado, tras haber llamado en reiteradas ocasiones a su víctima, se desplazó hasta La Herradura, en Almuñécar, donde la chica trabajaba como interna cuidando a una anciana.

La sentencia ha considerado probado que el acusado intentó acceder a la vivienda en la que trabajaba su exnovia por el balcón y que tras impedirlo la menor, rompió la cerradura y se introdujo en la casa, cogió a la chica por el cuello, la empujó contra un sillón y la agarró para meterla en un coche que condujo hasta Otívar (Granada), donde le impidió salir de la habitación y abusó de ella.

Junto al principal acusado, la Audiencia juzgó a otro joven que los acompañaba en el vehículo, para el que el Ministerio Público solicitó tres años y once meses de cárcel por un delito de retención, y que ha sido absuelto.

La víctima declaró durante el juicio que el condenado colocó varios muebles para impedirle salir de la habitación y que abusó de ella, aunque no reconoció al ahora absuelto.

La menor alertó a la policía cuando su expareja llegó a su lugar de trabajo, por lo que agentes de la Guardia Civil se personaron en su búsqueda en la vivienda de Otívar.

En ese momento, el acusado se tiró por la ventana, por lo que estuvo ingresado en un centro hospitalario.

La sentencia ha condenado a Iulian a dos años de cárcel por un delito de retención ilegal, otros seis por la agresión sexual y medio año más de prisión por un delito de lesiones de género, todos cometidos con los atenuantes de embriaguez.

La sentencia, contra la que cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo (TS) lo condena además a indemnizar a su víctima con 5.000 euros y a no comunicarse con ella ni acercarse a menos de 500 metros durante once años y medio.