Política

Debate público sobre la sanidad onubense el viernes

La cita es en el salón de actos de la Universidad de la Merced a las 19:00 horas y han sido invitados representantes de todos los partidos que concurren a las elecciones

Una de las manifestaciones “por una sanidad digna” / Foto: Efe
Una de las manifestaciones “por una sanidad digna” / Foto: Efe

“No queremos que sea un debate político al uso, sino un debate técnico sobre problemas reales y sus soluciones”. La asociación “Huelva por una sanidad digna” ha convocado para el próximo viernes a las 19:00 horas, en el salón de actos de la Universidad de la Merced, un debate público sobre la sanidad onubense, al que han sido invitados representantes de todos los partidos políticos que concurren a las elecciones autonómicas del próximo 2 de diciembre. El encuentro está abierto a toda la ciudadanía, con el objetivo de que los políticos “entiendan que queremos hechos y no promesas electorales”.

Esta cita se enmarca en el segundo aniversario de la celebración de la primera de las cinco grandes manifestaciones que se han convocado en Huelva para reclamar una “sanidad digna”. La asociación enumera algunos de los logros conseguidos en este tiempo, como una ambulancia para el transporte de pacientes críticos exclusiva para la provincia -antes se compartía con Sevilla-, dos equipos para las emergencias en la sierra, una UCI pediátrica, una unidad de ictus “pero incompleta” o la vuelta del área de cardiología al hospital Infanta Elena.

Sin embargo, el colectivo considera que estos avances son “pequeñas gotas en un océano de desolación”. Entre otras carencias, cita la ausencia de una unidad del dolor y que siguen sin abrir los tres hospitales de alta resolución “prometidos en el año 2000”. También destaca las “graves deficiencias de personal y dotación” del hospital de Riotinto y la “brutal falta de médicos de familia, de pediatras y personal en todas las categorías”. Además, el prometido hospital materno infantil “no tiene dotación presupuestaria”. El definitiva, con el encuentro se pretende poner sobre la mesa un “programa sanitario real” y no un “intercambio de reproches”.