Champions League

Deseos que son órdenes

El Sevilla jugará los octavos de la Liga de Campeones frente al Leicester, sorprendente campeón inglés y rival anhelado por todos

El Sevilla jugará los octavos de la Liga de Campeones frente al Leicester, sorprendente campeón inglés y rival anhelado por todos

Fue la suerte del campeón, del triple vigente campeón de la Liga Europa. La UEFA cuida a los suyos y el Sevilla se ha ganado la condición de grande gracias al amor incondicional que ha mostrado por el segundo torneo continental, al que se empeña en dar lustre e importancia. De modo que del bombo de Nyon, ayer, salió el más apetecible de los cinco rivales potenciales que tenía para los octavos de la «Champions». Será el Leicester City, sorprendente ganador de la Premier la pasada temporada y líder de su grupo, por lo que se ganó el derecho a jugar la vuelta en casa. Será el 14 de marzo, quince días después de la ida del Sánchez Pizjuán.

Se trata de un adversario al alcance del Sevilla aunque eso sí, que nadie cometa la torpeza de tildarlo de perita en dulce, pues no hay tales en esta ronda de esta competición. Dirigido por Claudio Ranieri, viejo zorro romano que dejó un grato recuerdo en el Valencia, el Leicester protagonizó en la campaña 2015-16 la calificada como «sorpresa más grande de la historia del fútbol moderno», al proclamarse campeón de liga. Esa plantilla ha perdido a N’Golo Kanté, uno de sus tres ases, y gran parte de la magia... hasta el punto de que el sábado tenía un solo punto de ventaja sobre el descenso -ahora tiene cuatro-. Conserva a sus otras dos estrellas, el mediapunta argelino Riyad Mahrez y el delantero Jamie Vardy, sobre quien el año pasado corrieron ríos de tinta después de fabuloso tránsito del fútbol amateur -trabajaba como albañil- a la selección inglesa en menos de un lustro. Como cuento de hadas, la historia es preciosa pero el Sevilla debería estar en cuartos.

Presente en el sorteo, Monchi no escondía su satisfacción al verse emparejado con el Leicester. «No tiene el nombre de otros equipos pero ha ganado la Premier. En Champions, ha ganado su grupo arrasando. Es un buen equipo en general, con un gran entrenador. Habrá que desconectar su juego directo y sus centros laterales», dijo entre prudente y diplomático el director deportivo, que sí alabó sin reservas a Mahrez, al que tildó de «extraordinario».

La historia dice que el Sevilla siempre superó a los ingleses en enfrentamientos directos: en los cuartos de la UEFA 2007 (Tottenham) y en las finales de 2006 y 2016 (Middlesbrough y Liverpool). Otras tres veces se los topó en diversas liguillas y sólo cayó ante el Manchester City en la pasada Liga de Campeones.