Deslumbrantes y jóvenes (II)

Marta es sin duda la niña de los ojos del patriarca Amancio Ortega y goza de una serie de privilegios que su padre le pone a disposición, pero eo no la libra de trabajar duro

Marta es sin duda la niña de los ojos del patriarca Amancio Ortega y goza de una serie de privilegios que su padre le pone a disposición, pero eo no la libra de trabajar duro

Les contaba ayer la lujosa boda de la rica heredera –como se decía en los antiguos folletines– Marta Ortega y Roberto Torretta. Hay que dejar claro que lujosa, pero de puertas adentro actuación muy de la familia. Los festejos que duraron dos días te ponen frente a unas personas jóvenes que va ocupando socialmente puestos de liderazgo, pero que muestran nuevas formas de vida. Empecemos por los novios. Marta, sin duda la niña de los ojos del patriarca Amancio Ortega, goza de una serie de privilegios que su padre pone a su disposición; le gusta la equitación, los mejores caballos, incluso financia un club hípico en su tierra para que este deporte lo puedan practicar más personas; pero eso no libra a Marta de trabajar duro; ha hecho un recorrido por todos los departamentos de «Zara» hasta obtener una formación que le permite asumir grandes responsabilidades. Su padre quiere no solo que sea su heredera, espera que esté al frente de todos los negocios llegado el momento. El novio, nacido en una familia donde la moda era la forma de vida de la casa, ha trabajado en este mundo, pero desde el lado comercial ha vivido fuera de España, donde desarrollaba su trabajo, sobre todo en N. Y. Con el noviazgo, que es como si salieras con una princesa heredera de un imperio, las cosas cambian, sé a qué dedica su tiempo libre, pero desconozco que hace en su tiempo de trabajo. Seguro que en el imperio hay un puesto adecuado para él. No se libra incluso en estos tiempo de que murmuren que ha dado el braguetazo del siglo. Los amigos que les acompañaron en días tan importantes: Amaia Salamanca, Rosauro Varo, Eugenia Silva, Laura Vecino, Rafael Medina, Jon Kortajarena... Todos tienen un perfil parecido: jóvenes, ricos, guapos y famosos, pero todo ello acompañado por trabajos duros que les permiten tener éxito en los mismos.