Díaz cierra su viaje a Bruselas con un nuevo ejercicio de confrontación

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, criticó ayer en Bruselas la intención del Gobierno central de utilizar los fondos europeos de empleo juvenil para financiar la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), cuando la comunidad recibirá menos de un 10% de este programa europeo.

En su segundo y último día de visita a la capital comunitaria, donde se reunió con el comisario de Política Regional, Johannes Hahn, lamentó haberse enterado en la reunión de la Conferencia Sectorial de Educación de que los ministerios de Educación y de Empleo prevén usar la financiación del Fondo Social Europeo (FSE), pese a que esta norma es «una ley sin consenso».

El Ministerio de Educación anunció que cofinanciará con el FSE los gastos directamente relacionados con la implantación de la reforma educativa, que ascienden a unos 2.000 millones de euros hasta el 2020, y aplazará parte del desarrollo curricular de la norma.

«Hemos conocido que, de los 2.349 millones que le corresponden a España para lucha contra desempleo juvenil, Andalucía sólo va a recibir 210 millones y, encima, en la Conferencia Sectorial de Educación, Wert ha comunicado que va a financiar su ley, una ley sin consenso, con fondos europeos para luchar contra el desempleo juvenil», manifestó Díaz. Esta noticia «viene a constatar la intención del Gobierno de España de gestionar directamente estos fondos, de la que ayer (por el miércoles) advertimos al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso», recalcó. Díaz declaró que Wert «no puede pretender que la aplicación de su ley», que contribuye a ahondar en las «desigualdades» entre los jóvenes, «se financie con fondos europeos para el desempleo juvenil». Todo ello demuestra «falta de sensibilidad y de conciencia» de la gravedad del paro juvenil en la comunidad andaluza, que recibiría menos del 10% de los fondos en el reparto que propone el Ejecutivo. «Para aplicar una ley sin consenso, van a desvirtuar el sentido de unos fondos europeos indispensables para la lucha contra el desempleo juvenil», insistió. «Al margen del rechazo que tenga la norma, es desvirtuar el sentido de un programa dirigido a combatir el desempleo juvenil», afirmó Díaz, quien recalcó que Andalucía «rechazará de fondo» esta iniciativa. Por otra parte, la presidenta andaluza denunció que un 62% de las inversiones que recibe Andalucía de los Presupuestos Generales del Estado procede de fondos europeos. «No se puede sustituir la inversión del Gobierno central en Andalucía con los fondos que proceden de la UE, lo que es desvirtuar el objetivo y hacer trampas en lo que es un compromiso del Gobierno con la comunidad a través de los PGE», dijo.

La presidenta también se pronunció sobre la manifestación en Bruselas contra la reforma de la ley del aborto. «Imagínese la vergüenza que sentimos muchos españoles y, en este caso, yo misma aquí, cuando vi que los belgas tuvieron que salir a la calle a defender una barbaridad, que es lo que pretende hacer el Gobierno», dijo.

Por su parte, el portavoz del Grupo Popular en el Parlamento de Andalucía, Carlos Rojas, reprochó a Susana Díaz que tenga el «arrojo de irse a Europa» a pedir más control en los fondos para el empleo juvenil cuando el Gobierno andaluz está «salpicado un día sí y otro también por el fraude de fondos públicos». «Mientras la presidenta de la Junta se va a Europa», subrayó Rojas, «aquí se le acumulan las explicaciones que tiene que dar sobre por qué seguimos con una tasa de paro diez puntos por encima de la media nacional y un desempleo juvenil del 67%».