Díaz: «El PSOE demostrará que es mucho PSOE cuando vuelva a ganar elecciones en este país»

Agradeció a los ocho secretarios provinciales su generosidad pese a la no integración de Huelva

La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, intervino ayer en el Comité Director del partido
La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, intervino ayer en el Comité Director del partido

Agradeció a los ocho secretarios provinciales su generosidad pese a la no integración de Huelva

Decía Borges que «la derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce», que no es un fracaso o, sólo lo es, si no se es capaz de asumirla. La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta, Susana Díaz, intentó mostrar ayer en el Comité Director del partido, el máximo órgano entre congresos, que está en «modo borgiano», que ha pasado página tras ganarle Pedro Sánchez en las primarias y que ahora toca «dar un impulso» al Gobierno regional para «ayudar» a la formación a nivel nacional evidenciando que se pueden hacer «políticas de izquierda» y tal vez, también, como forma de salvarse a ella misma de la irrelevancia política.

Pero el cese de las hostilidades no fue total. Durante su intervención ante los suyos, que la aplaudieron al arrancar de forma prolongada, defendió que «el PSOE es mucho PSOE» y lo demostró el pasado fin de semana en el que se cerraron las listas de delegados al congreso federal sin demasiados contratiempos. Aunque hubo añadido: «Pero, cuando verdaderamente demostrará el PSOE que es mucho PSOE», matizó, «es cuando vuelva a ganar elecciones en este país para cambiarle la vida a las personas y demostrar que el futuro puede ser mejor que el presente que estamos viviendo», disparó, en alusión al mensaje-fuerza de su campaña fallida: ella vence en los comicios y Sánchez no. Y hubo otra alusión en clave interna reseñable. Díaz agradeció a los ocho secretarios provinciales su «ejercicio de generosidad» al haber llegado a acuerdos con los «sanchistas» en los llamados «congresillos» para conformar los listados de representantes en el cónclave estatal que se celebrará en Madrid del 16 al 18 de junio, por encima de «las urnas» y de «cuotas». Y esto a pesar de que los afines al secretario general sólo cuentan con un delegado en Huelva y que en otros territorios han votado hileras de nombres que no incluían a todos los que les correspondían por sepultar el cainismo.

La líder de los socialistas andaluzas pidió a su formación, «el pulmón del PSOE de España», que tenga «fortaleza» y «unidad» porque ahora toca «currar» y dejar de «mirarse el ombligo» para poner «toda la energía» al servicio de «los ciudadanos» a los que gobiernan en la Junta y en numerosos ayuntamientos del mapa regional.

A otros dos partidos que pretenden hacerlo, el PP-A y Podemos, se refirió para aseverar que ha tenido que aguantar en los últimos días de sus dirigentes «múltiples tonterías», en referencia a las peticiones que han llevado a cabo sobre la conveniencia de remodelar su Gobierno y sobre que ella «se vaya». Criticó que no se hayan ocupado de otras cuestiones más relevantes como el «atropello» a Andalucía que esconden los Presupuestos Generales del Estado. Acusó a los populares de haber estado entretenidos en buscarse «un hoyo» o una «madriguera» para «no dar la cara» por las cuenta del Ejecutivo central y a Podemos en asuntos como plantear a IULV-CA que rompa los gobiernos municipales con los socialistas.

«¿Y si no apoya al PSOE, cuál es la alternativa?», se preguntó Díaz para autorresponderse: «La alternativa es la derecha».

Tras el discurso de la secretaria general tomaron la palabra dieciocho miembros del Comité Director que la pidieron, entre ellos el «sanchista» Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, quien, según fuentes socialistas, mostró su desacuerdo con la convocatoria «exprés» del congreso del PSOE-A a la que se dio el visto bueno –tendrá lugar el 29 y 30 de julio– y puso el foco en la «falta de integración» en Huelva. Con todo, un Gómez de Celis conciliador abogó por abrir una nueva etapa de «concordia». No en vano Díaz es aún depositaria de la joya electoral socialista: Andalucía.