Política

Díaz podría perder «hasta tres diputados» pero amarrar las cuatro décadas en el poder

Las encuestas de varios partidos coinciden en el crecimiento de Cs, aunque está en el aire si será suficiente para gobernar con el PP

La socialista Susana Díaz presidió ayer la Comisión Ejecutiva Regional del PSOE-A en la que se dio luz verde al proceso de elaboración de candidaturas a la Cámara autonómica y de primarias para la elección de la candidata a la Presidencia de la Junta. Se prevé que el Comité Director del partido proclame a Díaz como tal el día 20 de este mes (Foto: Manuel Olmedo)
La socialista Susana Díaz presidió ayer la Comisión Ejecutiva Regional del PSOE-A en la que se dio luz verde al proceso de elaboración de candidaturas a la Cámara autonómica y de primarias para la elección de la candidata a la Presidencia de la Junta. Se prevé que el Comité Director del partido proclame a Díaz como tal el día 20 de este mes (Foto: Manuel Olmedo)

Las encuestas de varios partidos coinciden en el crecimiento de Cs, pero está en el aire si será suficiente para gobernar con el PP

Esta legislatura ya no tiene nervio, después de que la presidenta de la Junta, la socialista Susana Díaz, confirmara que más de 6,5 millones de andaluces votarán el próximo 2 de diciembre. Su partido, el PSOE, ansía cumplir 40 años de poder ininterrumpidos y los de enfrente, en esencia PP, Ciudadanos (Cs) y la confluencia Adelante Andalucía, que no lo logre. «Soy realista, sé que hay más partidos en liza, pero aspiro a una mayoría que permita seguridad y estabilidad», contestaba ayer Díaz en un programa de La Sexta a una pregunta sobre si se ha fijado el listón en la mayoría absoluta. En la actualidad, los socialistas tienen la voz más potente en el Parlamento regional con 47 escaños, seguidos de PP-A, con 33, la ahora coalición de Podemos e IU que suma 20, y Ciudadanos (Cs), por último, con nueve diputados, aunque por el camino perdió una parlamentaria que se hizo no adscrita.

Las encuestas con las que cuentan los partidos otorgan la victoria de nuevo al PSOE de Díaz, aunque fuentes de esa formación reconocen a LA RAZÓN que podrían perderse «hasta tres parlamentarios», con respecto a los que tienen en la actualidad, con lo que se quedarían en 44, once por debajo de los 55 que marcan la mayoría absoluta en una Cámara con 109 diputados. Los sondeos que manejan los socialistas apuntan también a una bajada del PP y a una subida de Cs y es esto último, de dónde se produzca el trasvase de votos a los naranjas y de cómo se traduzca esa presunta alza en escaños, lo único que podría marcar en cierta forma el devenir de la siguiente legislatura. Si bien, «no es probable», deslizan con esmero las fuentes del PSOE consultadas.

Los populares saben que es difícil que mantengan sus 33 diputados y que los rivales dan por hecho que perderán «al menos cuatro o cinco». Pero el partido se volcará para intentar que «se produzca de una vez la alternancia» en la comunidad. Prueba de ello es que su presidente nacional, Pablo Casado, ha decidido retrasar a enero de 2019 la convención estatal prevista para los días 1 y 2 de diciembre con un objetivo: que todos los cargos de la formación se vuelquen en la campaña de las andaluzas. Como lo harán los de Ciudadanos, capitaneados por el propio Albert Rivera y por Inés Arrimadas. Los populares confían en sumar con Cs para descabalgar al PSOE del trono, pero para llegar a los 55 escaños que marcan la mayoría absoluta, necesitarían arañar al menos 30 y que los naranja obtuvieran 25, lo que supondría casi triplicar los nueve que alcanzaron en 2015. De ahí que los socialistas lo consideren «improbable», por mucho que teman su escalada y que algún sondeo refleje que, como mínimo, pueden doblar marca.

Los pactos poselectorales serán la clave para gobernar. Es más, también aseguró que procurará «abrir el diálogo con todo el mundo». En su partido están convencidos de que aunque las urnas arrojen su peor porcentaje de voto de la historia en la comunidad –en 2015 Díaz ya anotó el más bajo hasta entonces con un 35,44%– éste se transparentará hasta casi desaparecer si vuelven a San Telmo y podrán «vender como un éxito» la decisión de la presidenta de adelantar. En esto puede ser decisivo un acuerdo con Adelante Andalucía, si Cs se niega a repetir alianza. Fuentes de la confluencia trasladaron a este diario que, a la luz de sus sondeos internos, superarán los 20 asientos actuales de Podemos e IU en la Cámara. «Tenemos razones para sentir optimismo, aunque una lógica prudencia», sostuvieron. Y es que en su caso, los comicios servirán para testar el resultado del experimento de amalgamar siglas. Aunque no crezcan, si no pierden los 20 escaños y el PSOE se queda en 44, Díaz podría ser reinvestida, tras una previsible tortuosa fase de negociación, si sella un pacto por la izquierda. La líder regional de Podemos, Teresa Rodríguez, ya ha dejado claro antes de empezar a jugar que, si de ella depende, no gobernarán «las derechas».

Los comicios, un “referéndum”

El presidente del PP-A, Juanma Moreno, defendió ayer que las elecciones autonómicas son un «referéndum» para los andaluces, quienes deben preguntarse «si quieren que el Gobierno socialista se mantenga durante 44 años o si quieren un cambio a mejor».

Ciudadanos, “antagónico” a Podemos

El portavoz de Ciudadanos (Cs) en Andalucía, Juan Marín, descartó ya ayer que su formación apoye un posible Gobierno que incluya a Podemos, una fuerza «antagónica» y animó a elegir «entre más de lo mismo, la resignación del PP-A o el nuevo proyecto de Cs».

No de la confluencia a cogobernar

La candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, descartó un Ejecutivo conjunto de su partido con el PSOE-A. «No nos lo planteamos porque sabemos que tienen una gran habilidad de apropiarse de tus éxitos y hacerte partícipe de sus contradicciones».