Díaz prescinde del equipo económico de Griñán para desligarse de los ERE

La presidenta mantiene las once consejerías, en las que coloca cinco rostros nuevos

Sevilla- La de hoy será la octava foto oficial del Gobierno andaluz desde la toma de posesión del socialista Chaves en 2008 y su marcha al Gobierno de Zapatero en 2009. Entre medias, baile de cargos con Griñán, investido presidente en 2009 y 2012. Ahora toca la elección de Susana Díaz con cinco rostros novedosos.

Desvelados los nombres del Ejecutivo de la presidenta, a través de una nota oficial casi al tiempo que arrancaba la Ejecutiva del PSOE-A en la que ésta los comunicó al partido, llegó una confirmación: la corrupción, materializada en asuntos como el de los ERE irregulares o el denominado «caso Invercaria», se ha llevado por delante al equipo económico y de confianza de Griñán. Ni la ex consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, ni el ya ex titular de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Antonio Ávila tienen sitio en el Gobierno del «nuevo tiempo». Ambos llegaron a San Telmo de la mano del líder socialista en retirada y han sido sustituidos. En el caso de la primera, además, por la única mujer que permanece del Ejecutivo anterior: María Jesús Montero, quien pasa de Salud y Bienestar Social a ocupar la cartera que ostentaba Martínez-Aguayo. A las riendas de la «macroconsejería» que Griñán creó para Ávila estará desde hoy el catedrático malagueño y secretario de Ideas del PSOE-A, José Sánchez Maldonado.

Repite también en Justicia e Interior Emilio de Llera, a quien no han pasado factura sus críticas hacia la instructora de los ERE, Mercedes Alaya, que provocaron que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) le exigiera respeto «a las actuaciones judiciales». De la «vinculación» de De Llera con esa causa se podría hacer la lectura contraria a la planteada en los casos de Ávila y Aguayo.

El último de los veteranos que reincide es el malagueño Luciano Alonso, quien suma Educación –área en la que sale Mar Moreno– a sus anteriores competencias en Cultura y Deporte.

En Presidencia, en sustitución de la propia Díaz, ha aterrizado el presidente del PSOE de Cádiz, Manuel Jiménez Barrios. Habrá que comprobar en las próximas semanas si sobre él recaerá la coordinación de todo el Ejecutivo y, por tanto, las relaciones entre los socios de gobierno, PSOE-A e IULV-CA, como ocurriera con la actual presidenta. Las otras novedades del Gobierno andaluz son tres mujeres: la ya ex delegada de la Junta en Granada, María José Sánchez Rubio, nueva consejera de Igualdad –área antes adscrita a Presidencia–, Salud y Políticas Sociales; la alcaldesa de Alcalá la Real (Jaén), Elena Víboras, nueva consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural; y la alcaldesa de Baena (Córdoba), María Jesús Serrano Jiménez, consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Es decir, pese a mantener las 11 consejerías para no romper los equilibrios de poder pactados con IU, el organigrama del equipo de Díaz ha sido remodelado con la división del departamento de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente que dirigía Luis Planas, en Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, competencia esta última que también asumió el consejero saliente, la unión de Pesca a Desarrollo Rural o la fusión de Educación a Cultura y Deporte. En ese sentido, desde IU apuntaron la posibilidad de que sus representantes en San Telmo recibieran alguna parcela más. No ha sucedido. Diego Valderas, Elena Cortés y Rafael Rodríguez permanecen en Administración Local y Relaciones Institucionales, Fomento y Vivienda y Turismo y Comercio, respectivamente.

En conjunto, el Ejecutivo de Díaz, el «mejor» para el PSOE-A, es paritario –seis hombres y seis mujeres con ella–, frente a los siete hombres y cinco mujeres del anterior. Fuentes socialistas destacan que Díaz «no se haya limitado a su círculo íntimo» a la hora de conformarlo y que «tenga gente municipalista, en contacto con el suelo». ¿La crítica? «Los nuevos pilotos no son tan nuevos». Con todo, auguran que con ellos «Díaz será más popular que Rafel Escuredo».