Política

El Ayuntamiento de Granada encara su primera crisis a las 48 horas de constituirse

El alcalde asegura que Vox no entrará en el Gobierno local y el PP recuerda que se pactó una alternancia de dos años

Vox ha dado un plazo de 20 días naturales para que se cumplan los acuerdos nacionales / Foto: Efe
Vox ha dado un plazo de 20 días naturales para que se cumplan los acuerdos nacionales / Foto: Efe

El alcalde asegura que Vox no entrará en el Gobierno local y el PP recuerda que se pactó una alternancia de dos años

La paz en el Ayuntamiento de Granada, a los dos días de constituirse la Corporación, se atisba tan lejana como la capital de Bolivia. El recién nombrado regidor Luis Salvador, de Ciudadanos, «ante las publicaciones» puntualizó «que no va a entrar Vox en Gobierno». Previamente, la diputada de Vox por Granada Macarena Olona habló de una posible moción de censura si el partido de Abascal no forma parte del Gobierno municipal. En un comunicado nacional, Vox recuerda que «el pasado 15 de junio el comité negociador» de la formación «alcanzó un acuerdo firme con el PP» orientado «a la formación de gobiernos de coalición en todos los ayuntamientos de España en los que la alianza PP-Cs-Vox pudiera impedir gobiernos de izquierdas». Tal es el caso de Granada. Vox da «un plazo de 20 días naturales» para «integrar en concejalías de gobierno y puestos de responsabilidad directiva de entes municipales a representantes de Vox en número y capacidad de gestión presupuestaria proporcionales a los resultados obtenidos en cada ayuntamiento». En el caso de Granada, Vox aspiraría a tres concejalías. «Cualquier interpretación espuria de este acuerdo supondría un evidente incumplimiento» ante «el que este partido, evidentemente, reaccionaría». El Consistorio de Granada, además, es especialmente simbólico para la formación de Abascal, ya que parte de su relato se sustenta en que la teoría de la Reconquista, de don Pelayo al Reino Nazarí.

Con todo, Salvador defiende que Vox no entrará en la Corporación. Por su parte, la secretaria general del PP de Andalucía, Loles López, aseguró respecto al acuerdo alcanzado con Cs –tercera fuerza con cuatro ediles– «que se habló de un dos más dos» en aras de «un gobierno estable». Luis Salvador ofreció una vicealcaldía al PP. Loles López explicó que la formación de gobierno en Granada partía del hecho de que «el alcalde socialista está imputado», en alusión a la etapa en que Francisco Cuenca fue delegado provincial de Economía y el Sindicato Andaluz de Funcionarios (SAF) lo denunció judicialmente por la externalización del control de los cursos de formación.

Salvador apeló «a la responsabilidad» de Vox para «buscar colaboración». Al pacto se le ven las costuras tan sólo 48 horas después de su puesta de largo. Loles López señaló que la negociación para la elección del alcalde de Granada ha implicado la participación de «compañeros de la capital, de la dirección regional y a nivel nacional» y no se aventuró a pronunciarse sobre la viabilidad de la moción que anuncia Vox si el alcalde electo no les da cabida en el equipo de gobierno.

Por su parte, la concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Granada Ana Muñoz calificó como «esperpéntica» la situación tras la amenaza de Vox. «No han pasado ni 48 horas de la investidura de Luis Salvador como alcalde de Granada, y la diputada en Cortes de Vox, Macarena Olona, a través de las redes sociales, ya amenaza con una moción de censura si Partido Popular y Ciudadanos no permiten a los concejales de la formación ultra formar parte del gobierno de la ciudad», censuró Muñoz. «La situación de este gobierno ilegítimo se hace insostenible y evidencia su extrema debilidad a cada minuto que pasa», lo cual «es terrible y oscurantista», criticaron los socialistas.