El CGPJ suma presión a Alaya: «No es normal ni aceptable» el retraso

La magistrada contará con otro juez de apoyo en cuanto se traslade Rogelio Reyes

Moliner se reunió con Lorenzo del Río, Damián Álvarez, Francisco Guerrero y los vocales andaluces del CGPJ
Moliner se reunió con Lorenzo del Río, Damián Álvarez, Francisco Guerrero y los vocales andaluces del CGPJ

Las críticas hacia la juez que tiene en jaque a la Junta a cuenta del «caso ERE» se multiplican. El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Gonzalo Moliner, indicó que «de momento» no se ha planteado la posibilidad de abrir un expediente disciplinario contra la magistrada, añadiendo que «no es normal ni aceptable» el retraso de la causa, con algunos imputados esperando su citación hace varios años. El CGPJ, anteriormente, había salido al paso de las críticas a Alaya.

A última hora, el CGPJ envió un comunicado. «En relación con las declaraciones» de Moliner, «la Presidencia del CGPJ quiere aclarar que en ningún caso ha pretendido expresar intención alguna de iniciar actuaciones disciplinarias contra la Magistrada titular del Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla, cuya independencia, como la de todos los jueces, respeta y exige que se respete. Las citadas declaraciones solo pueden entenderse en abstracto, al tratarse de una reflexión de carácter general y no particular». Moliner, que se reunió con representantes de la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), manifestó que «si se siguen demorando», podría producirse un expediente disciplinario o una inspección en el juzgado de Instrucción número 6. «De momento no se nos ha ocurrido ni estamos en ello», explicó. «Buscamos solucionar el problema y no crear otro», dijo. Alaya ha permanecido alrededor de medio año de baja por enfermedad y actualmente no cuenta con ningún apoyo en su juzgado después de rechazar compartir las macrocausas en que trabaja y que los jueces Ana Rosa Curra y Rogelio Reyes se hayan trasladado o pedido el traslado. «No es formal ni aceptable» el retraso, «pero las cosas son como son y a lo mejor hay que tener en cuenta que ha estado enferma y no ha podido tomar la medidas que ella misma hubiera querido», explicó. Moliner indicó que en la Sala de Gobierno del TSJA «se están tomando medidas» para que «el juzgado funcione adecuadamente, y esperemos que así sea». «Se trata de un retraso que se puede corregir», indicó, añadiendo que «no le consta que la juez esté actuando mal» sino que «tiene un agobio de trabajo y lo está tratando de llevar adecuadamente». El también presidente del Supremo expuso que no pueden «obligarle» a que acepte los refuerzos, debido a que prevalece el principio de juez natural predeterminado por la ley. Sobre la marcha de Rogelio Reyes, garantizó que en el momento en que se haga efectivo su traslado a Dos Hermanas, previsto en unas semanas, habrá otro juez en su lugar y «no va a quedar hueco entre uno y otro».

La Sala de Gobierno del TSJA tiene establecido un refuerzo para la magistrada «y si hace falta se pondrán más». Tras su encuentro con el presidente del TSJA, Lorenzo del Río; el de la Audiencia Provincial de Sevilla, Damián Álvarez; el juez decano de Sevilla, Francisco Guerrero y los vocales andaluces del CGPJ, Moliner explicó que no puede dar en este momento «ninguna solución» ni tiene conciencia de que «haya una solución inmediata, aunque se solucionará, que no les quepa ninguna duda».