El izado de la bandera republicana en Cádiz, ilegal

Un juzgado recuerda al alcalde que los ayuntamientos no «son patrimonializables por organización social, ideológica o política»

Un juzgado recuerda al alcalde que los ayuntamientos no «son patrimonializables por organización social, ideológica o política»

El izado de la bandera republicana en la fachada del Ayuntamiento de Cádiz el 14 de abril de 2016 que impulsó el alcalde José María González Santo «Kichi» no se hizo «conforme a derecho». Así lo ha dictaminado el juzgado gaditano de lo Contencioso Administrativo número 1, tras el recurso de la Subdelegación del Gobierno central que conllevó aquel acto. El órgano judicial recuerda en su sentencia otra del tribunal de Castilla León en la que se aseveraba que «cuando se trata de un edificio público, cual es el ayuntamiento, no se puede hacer uso en el mismo, ni en el balcón principal, ni en cualquiera de sus fachadas o ventanas, se trate o no de un mástil o cualquier otro tipo de exhibición pública, de otra bandera que no sea la oficial o la propia bandera del municipio, que además deben de ser las aprobadas legal o estatutariamente». A ello suma el juzgado de Cádiz que, «de no hacerlo así y aún cuando también se utilice la bandera de España, se contraviene tanto la citada normativa como el principio de neutralidad política que debe presidir la actuación de la Administración pública, y no se puede concluir que la interpretación de la referida normativa permita considerar la existencia de un numero abierto de banderas o un régimen flexible» en cuanto a las enseñas a ubicar en los consistorios. Para el tribunal, el sometimiento a la ley y al derecho que deben respetar las entidades locales significa que éstas son «independientes y no instrumentales ni patrimonializables por organización social, ideológica o política alguna, siendo el ordenamiento jurídico, exclusivamente, el que rige su actuación».

Pues hay en la comunidad otro conflicto con uno de esos símbolos en ciernes. En la delantera del Ayuntamiento del municipio sevillano de Marinaleda que comanda el icónico Juan Manuel Sánchez Gordillo ondea desde el pasado viernes la estelada vermella, una de las insignias no oficiales que utilizan los independentistas de Cataluña de ideología más izquierdista, según ha podido saber LA RAZÓN.

El portavoz del PSOE en el municipio, Mariano Pradas, adelantó ayer a este periódico, que hoy presentará un escrito para «exigir al alcalde su retirada» y que «coloque las banderas que por ley corresponde». «Marinaleda está en Andalucía, España y Europa, no en Cataluña, con todos mis respetos al pueblo catalán», proclama. Pradas deja claro que no está a favor de la independencia y reprocha a Sánchez Gordillo que su «dejadez en el pueblo» se convierta en una activa disposición a participar en actos por el referéndum de autodeterminación de la CUP celebrados en Cataluña, en los que «además ha pedido que se desobedezca al Tribunal Constitucional (TC), incurriendo en una posible ilegalidad». «El pasado 24 de agosto hubo una concentración en Marinaleda a las puertas del Ayuntamiento de los trabajadores de una empresa y llamó a la Guardia Civil por no contar con los permisos de la Delegación del Gobierno, pero no tiene reparos en colocar una estelada», critica.