El jóven malagueño enfermo de leucemia abandonará mañana el hospital

Pablo Ráez ha publicado la noticia en su perfil de Facebook tras estar más de dos meses ingresado. «Mañana me iré a casa y podré disfrutar de la libertad».

Pablo Ráez
Pablo Ráez

Pablo Ráez ha publicado en Facebook la noticia de que abandonará el hospital en el que ha permanecido más de dos meses ingresado. «Mañana me iré a casa y podré disfrutar de la libertad, de mi hogar, de mi familia, las cosas más básicas».

El joven, enfermo de leucemia, ya adelantó que, si todo iba bien, seguramente abandonaría el Hospital Regional Carlos Haya durante esta misma semana. Este martes expresaba su total alegría tras saber que mañana mismo recibirá el alta.

El malagueño relata que los últimos meses han sido jornadas de «pura oscuridad y sufrimiento». A principios de septiembre, Pablo empeoró debido a la fuerte fiebre y a una pericarditis que le provocó líquido entre los pulmones y las costillas. Además de eso, perdió el 80% de la visión.

Tras una semana sin fiebre, el joven relata que está recuperando las ganas de comer y que lucha contra los vómitos y las náuseas provocadas por la quimioterapia que recibe. Él mismo sabe que, a pesar de recibir el alta, todavía le queda un «gran recorrido» para recuperarse definitivamente.

Ráez es un joven deportista de 20 años al que hace dos, le diagnosticaron leucemia. Entonces consiguió un trasplante de médula (su propio padre se encargó de donarla), pero hace unos meses, la enfermedad regresó. Desde entonces se encontraba ingresado en el Hospital Regional de Málaga, lugar protagonista de cómo Pablo ha ido compartiendo su experiencia y su día a día a través de las redes sociales. Su carta «Siempre fuerte. Siempre» se volvió viral el pasado 21 de agosto.

Este mensaje ha calado en la sociedad y en el hospital afirman que las donaciones han experimentado una subida muy importante. De hecho, el crecimiento de la cifra de donantes en el pasado mes de agosto fue del 1000% sólo en la provincia de Málaga.

Raez pide a la sociedad el reto de que en España se llegue al millón de donantes, tanto de médula y sangre como de plaquetas. Sin duda, una noticia emocionante y emotiva que anima a luchar contra este tipo de enfermedades.