El PP empuja a los grupos de la Cámara a apoyar el cribado de cáncer de colon

El Parlamento insta a implantar la prueba en toda la región en un plazo no superior a tres meses

La consejera de Salud, Marina Álvarez, en la sesión plenaria de ayer
La consejera de Salud, Marina Álvarez, en la sesión plenaria de ayer

El pasado lunes la consejera de Salud, Marina Álvarez, anunció la extensión de la prueba del cribado de cáncer de colon a los centros de salud y ayer todos los grupos del Parlamento andaluz secundaron la iniciativa. El PP ha conseguido en una semana dos logros de calado, uno en el ámbito de la gestión y otro en el político, para que la sanidad pública haga frente a un tumor que «se puede curar en el 90 por ciento de los casos si se detecta en estadios precoces o en forma de lesiones premalignas». Así se recoge en la proposición no de ley (PNL) que aprobaron ayer por unanimidad todos los partidos con representación parlamentaria, a propuesta del PP.

En concreto, la iniciativa insta a la elaboración «urgente» de un calendario para garantizar la total implantación de la prueba en todas las zonas básicas de salud de Andalucía «en un plazo no superior a tres meses». También se plantean modificaciones en el presupuesto para este fin y la inclusión en la web de la Consejería de Salud de un espacio que recoja los proyectos de investigación sobre el cáncer, «especificando las organizaciones y centros que participan en cada uno de los proyectos». Igualmente, de forma genérica, se exige el desarrollo de programas de incentivación «para aumentar el número de profesionales dedicados a la investigación, nunca a costa de su labor asistencial».

Durante la defensa de la iniciativa, la diputada popular Catalina García reprochó al PSOE que «haya tenido que cambiar de discurso, deprisa y corriendo, para decir ahora que se va a implantar el cribado». Cabe recordar que en la sesión plenaria del pasado 22 de marzo la presidenta de la Junta, Susana Díaz, se remitió a las directrices que marcó el Ministerio de Sanidad en 2013 para implantar la prueba en cinco años y su extensión en otros cinco. «Andalucía está perfectamente en plazo», subrayó entonces. Según García, «han tenido que esperar a que sea la sociedad la que al final les empuje a hacerlo porque es una necesidad».

El PSOE no perdió la oportunidad para tachar de «oportunistas» a los populares, al tiempo que los acusó de «falsear la realidad» y de crear «alarma social».