El presidente del Parlamento rectifica y no se subirá el sueldo 400 euros

Manuel Gracia, junto a José Antonio Griñán y Susana Díaz en el Parlamento
Manuel Gracia, junto a José Antonio Griñán y Susana Díaz en el Parlamento

La subida salarial pactada en secreto el pasado 20 de marzo por todos los grupos de la Cámara andaluza para aumentar la nómina del presidente del Parlamento, Manuel Gracia, en 400 euros al mes y la de los portavoces adjuntos en 2.000 euros mensuales será anulada después de que el Grupo Joly destapara ayer estos incrementos en las nóminas.

Fue el propio Manuel Gracia, mediante un comunicado, el que anunció que va a proponer a los portavoces del PP, PSOE e IU y a los miembros de la Mesa de la Cámara revocar este acuerdo de complemento a las dietas semanales, que recogía que el presidente de la Cámara cobrara 600 euros semanales en concepto de alojamiento y manutención en lugar de 500, mientras que los portavoces adjuntos también cobrarían esta última cantidad independientemente del lugar donde residan. Esta cifra es la misma que ingresan los miembros de la Mesa y los portavoces parlamentarios.

Según el comunicado, la subida salarial se acordó por unanimidad por los tres grupos con representación en la Cámara y la Junta de Portavoces «debido a la actividad que desarrollan dichos parlamentarios». De esta manera, los portavoces adjuntos volverán a cobrar cada mes conforme al acuerdo alcanzado el pasado 13 de febrero, que cifró en 3.020 euros el salario base de los parlamentarios más los complementos y dietas, que se ingresan dependiendo de la distancia que haya entre la residencia habitual y el Parlamento andaluz. En cuanto a Gracia, que tenía un complemento similar al del resto de miembros de la Mesa, 500 euros a la semana vivan donde vivan, volverá a recibir los 6.596 euros al mes, en lugar de los 6.957 que debe haber percibido en las nóminas de marzo y abril tras la subida salarial pactada. Se trata de un matiz clave, ya que en el comunicado no se detalla si finalmente se cobraron dichas cantidades ni si tras haberse propuesto la anulación deberán devolver el dinero. Ninguno de los grupos parlamentarios, con los que se puso en contacto LA RAZÓN para aclarar este aspecto concreto, supo dar una respuesta clara sobre las cantidades recibidas ni la devolución de los emolumentos ingresados en marzo y abril.

Esta subida salarial secreta contrasta con las políticas de ajuste y contención del gasto defendidas desde la Junta de Andalucía para justificar los recortes en todos los ámbitos de la Administración andaluza, que han sacado a la calle a diversos colectivos de ciudadanos y empleados públicos. Es más, el propio Gracia en su discurso del Día de Andalucía destacó la austeridad y la cercanía a los problemas de los andaluces como dos pilares de la gestión política. De esta manera, propuso «que se regule el acceso público a la actividad de los diputados y diputadas como tales, a su iniciativas, a sus intervenciones, singularizando más su trabajo, de forma que nos permita estudiar mecanismos de rendición de cuentas ante la ciudadanía». Pese a estas buenas intenciones, menos de un mes después cerraba un pacto secreto con todos los grupos para subirse el sueldo 400 euros al mes.