El PSOE insiste en no variar la tasa de Sucesiones este año

La Junta responde a la campaña del PP indicando que sólo el 7% de las herencias tributan y pospone el acuerdo con C’s a las cuentas de 2017

Juanma Moreno participó ayer en Sevilla en la campaña #Hereda100x100, que supera ya las 30.000 firmas
Juanma Moreno participó ayer en Sevilla en la campaña #Hereda100x100, que supera ya las 30.000 firmas

El pasado noviembre, durante el debate sobre el Proyecto de Presupuestos para 2016, el PSOE, como ya hizo con IU y la banca pública, retrasó una medida que le incomoda con la creación de un grupo de trabajo, esta vez para abordar la modificación del impuesto de Sucesiones y Donaciones. El PSOE –que ayer señaló que el jueves tendrá lugar una nueva reunión al respecto con C’s– se garantizó de este modo la aprobación de las cuentas y colocó en un limbo temporal la pretensión de su socio. La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, habló de aplicar las «mejoras para 2017». El líder de C’s, Juan Marín, en una encuentro con LA RAZÓN aseguró que tratará de incorporar la modificación del impuesto a través de una modificación presupuestaria este ejercicio. Montero ayer se ratificó en la hoja de ruta y estimó que durante 2016 se podría llegar a un acuerdo con C’s y llevarlo en los Presupuestos de 2017 que se negocian a final de año. «Vamos a reformar este impuesto y pasa por eliminar el error de salto», de modo que «cuando la herencia supera los 175.000 euros empiezan a tributar a partir de ahí y no desde el primer euro», señaló Montero.

La Junta ha iniciado una campaña informativa contra «la demagogia del PP», que, a su vez, ha iniciado una campaña de recogida de firmas contra el impuesto de Donaciones y Sucesiones. La Junta insistió en que «sólo el 7% de las autoliquidaciones del impuesto durante el pasado ejercicio salió a pagar». De los 267.553 andaluces que presentaron la declaración sobre la tasa, 248.066 no tuvieron que pagar nada y 19.487 salieron a abonar. En el caso de herencias de padres a hijos, sólo el 3% tuvo que pagar por su herencia. El principal motivo para renunciar a la herencia, según la Junta, fue que el bien heredado tenía cargas hipotecarias o deudas elevadas. La Junta también defendió que la movilidad entre comunidades y provincias obedece a motivos laborales y no a la presión fiscal. «Los contribuyentes andaluces que cambiaron su domicilio en los dos años previos a la tributación por el Impuesto sobre Sucesiones fueron un 0,11%, en concreto 81 personas», de las que «sólo 17 personas trasladaron su domicilio a Madrid», informó la Junta.

El PSOE fue más allá, incluso, en el ataque al PP. La secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, íntima de Susana Díaz, aseguró que «Moreno Bonilla sólo tiene que recoger una firma: la de Rajoy para que devuelva a Andalucía lo que nos ha robado en estos cuatro años». El PSOE andaluz, a través de su secretario de Organización, Juan Cornejo, acusó a los populares de «mentir» y tildó de «pura invención» las cifras ofrecidas por Juanma Moreno. «Paga más quien más tiene» y puede ser, señaló Cornejo, «que no le guste a la derecha ni a Juanma Moreno».

El presidente del PP-A defendió ayer que las mujeres –porque constituyen el 80% de los casos de viudedad– y las personas con discapacidad –que estarían exentas– serían los colectivos que más se beneficiarían de la supresión del impuesto de Sucesiones y Donaciones en Andalucía. Los populares piden en la campaña #Hereda100x100, que supera ya las 30.000 firmas, la bonificación del 99% de esta tasa. Según el PP, entre 2007 y 2014 casi 25.000 andaluces tuvieron que renunciar a su herencia debido al impuesto y entre enero y septiembre de 2015 hubo 5.000 renuncias, un 17% más respecto a 2014. «No es la propuesta del PP, es la propuesta de la gente de Andalucía», señaló Juanma Moreno.

Por su parte, Ciudadanos mostró su «sorpresa» e «indignación» por que el PP quiera abanderar el cambio en la tasa «tras 33 años de oposición». El portavoz adjunto de la formación naranja en el Parlamento andaluz, Sergio Romero, indicó que C’s no contempla suprimir el impuesto, como pretende el Partido Popular sin contar que «habría muchas fortunas que dejarían de entrar y controlarse por el fisco». El planteamiento de C’s es elevar el mínimo exento por encima de los 3.500 euros para 2016.