El PSOE pasa a la ofensiva contra Ciudadanos para evitar el «sorpasso»

Marín responde: «No tenemos experiencia, es cierto, no tenemos experiencia en robar y enchufar»

Juan Marín participó ayer en un acto de partido en Lebrija
Juan Marín participó ayer en un acto de partido en Lebrija

Hasta la aprobación de los Presupuestos la semana pasada PSOE y Ciudadanos se guardaron un perímetro de seguridad. Con las cuentas aprobadas, iniciada la campaña y las encuestas apuntando un posible «sorpasso» de Ciudadanos, colocándose como posible segunda fuerza, el Partido Socialista ha pasado a la acción. El domingo fue la presidenta de la Junta, Susana Díaz, quien, en los actos de la Constitución en Madrid, dijo que Ciudadanos tiene un programa de «derechas». Ayer la titular andaluza de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, calificó a Ciudadanos y a Podemos como partidos de «laboratorio».

En este sentido, Montero argumentó que estas dos formaciones quieren representar algo nuevo, pero ofrecen «lo de siempre, lo peor de la política» e incidió en la idea de que el partido de Albert Rivera es de «derechas».

En un acto de su partido en el centro de Sevilla, con reparto de propaganda y claveles rojos, la consejera se mostró convencida de que la ciudadanía está «percibiendo» que Podemos y Ciudadanos son partidos y tienen políticos de «laboratorio».

«Quieren representar algo nuevo, pero están trasladando lo de siempre, lo peor de la política, frente a partidos reales de gobierno como el PSOE que ha conquistado derechos como la sanidad para todos, la educación pública o el modelo de la dependencia», deslizó.

La «única» alternativa al PP es el PSOE, «un valor seguro», dijo. El PSOE «representa» –abundó– el voto útil y la posibilidad «real» de que no repita como presidente Mariano Rajoy, al que acusó de «priorizar» a los poderes económicos y bancarios en lugar de a las personas.

Además, se sumó a las apreciaciones de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, sobre Ciudadanos. Subrayó que es «evidente que representa una formación de derechas» y que tiene un programa electoral para Madrid con puntos que el PSOE «nunca compartiría».

No obstante, ante el acuerdo entre el PSOE-A y C’s para la investidura de Díaz y los Presupuestos de 2016, la consejera lo justificó indicando: «Nos hemos puesto de acuerdo en lo importante, en generar confianza y estabilidad e impulsar la economía».

Por su parte, la presidenta andaluza, Susana Díaz, hizo ayer un llamamiento a «no dividir» ni «repartir» el voto «progresista» en las elecciones generales del 20D, ya que Pedro Sánchez es «la única alternativa» a un PP que supondría «cuatro años más de desigualdad y sufrimiento». Díaz participó en la plaza Pau Casals de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona) en un acto junto al líder del PSC, Miquel Iceta, y la alcaldesa de la ciudad y viceprimera secretaria de los socialistas catalanes, Núria Parlon.

Ciudadanos respondió a las críticas. El líder regional de la formación, Juan Marín, defendió ayer que el país «tiene ganas de cambio e ilusión», por lo que «no aceptamos lecciones de quienes nos han llevado a la ruina».

En un acto en Lebrija subrayó que C’s «ha conseguido de nuevo ilusionar a la gente con su proyecto, mientras otros siguen en la confrontación y el insulto».

Marín agradeció que PP y PSOE echen a Ciudadanos «a la izquierda y a la derecha» porque eso significa que «estamos donde queremos estar, en el centro», al tiempo que rechazó las críticas sobre la falta de experiencia lanzadas por estos dos partidos: «Ciudadanos procede de la sociedad civil y nadie conoce mejor lo que le pasa a los ciudadanos que los propios ciudadanos». «Nos dicen que no tenemos experiencia. Y es cierto. No tenemos experiencia en robar, enchufar a nuestros amiguetes ni en llevar a un país a la ruina. Ciudadanos está formado por gente que proviene de todos los ámbitos».