El PSOE, sobre el futuro del bipartito, no descarta «que IU se plantee otra cosa»

Rubiales admite que pueden ocurrir «acontecimientos insospechados»

La presidenta del PSOE-A, Amparo Rubiales, ayer, en la sede de su partido
La presidenta del PSOE-A, Amparo Rubiales, ayer, en la sede de su partido

La presidenta del PSOE andaluz, Amparo Rubiales, defendió ayer que el Gobierno de coalición de PSOE e IULV-CA en Andalucía está «funcionando razonablemente bien» y que, aunque puedan ocurrir «acontecimientos insospechados y que IU se plantee otra cosa», manifestó que en política «jugar a las adivinanzas sirve de poco». Era su análisis después de que hoy se cumpla un año de las elecciones autonómicas del 25M.

Era la respuesta de Rubiales sobre el pronunciamiento del vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, cuando señaló que se replantearía el acuerdo de gobierno con los socialistas «si la Justicia va más allá de lo que ahora mismo ha puesto encima de la mesa» en el caso de las irregularidades en los expedientes de regulación de empleo (ERE) tramitados por la Junta.

La presidenta del PSOE-A consideró que las explicaciones de Valderas sobre el pacto de gobierno en relación al caso de los ERE fueron «suficientes, justas y necesarias», por lo que no va a entrar a «interpretar» sus palabras.

Otro de los que hizo ayer un balance triunfalista del primer aniversario de las elecciones del 25M fue el secretario general de UGT-A, Manuel Pastrana. Según el responsable del sindicato, «la Junta ha estado dedicada fundamentalmente a intentar que el balón que le ha ido lanzando en materia económica a base de distintas imposiciones al Gobierno central no le dé de lleno en la cara a los andaluces, de forma que las políticas desarrolladas por la Junta han sido más políticas de resistencia que una acción política que permitiera incidir directamente y poner en marcha medidas para salir de la crisis de una manera solidaria y salvando los derechos de la mayoría y el modelo social apuntado en la UE», señaló.

UGT-A avala las políticas del bipartito y, al igual que sus responsables, culpó de los incumplimientos y las rigideces presupuestarias al Gobierno por «los estrechos márgenes y límites en los que ha tenido que desarrollar su acción». Pese a ello, a juicio de Pastrana, «no ha hecho seguidismo de las políticas estatales y ha intentando que las políticas de recorte tengan el menor impacto en Andalucía y que las diferencias políticas de modelo conceptual entre PP y PSOE no se conviertan en bronca permanente».

Para el máximo responsable de UGT-A, «tras este primer año, ahora toca una fase totalmente distinta en la Junta, esto es, la dinamización de las políticas económicas, pues no se puede estar siempre en la resistencia».