El SAS abre una investigación reservada tras detectar nuevas anomalías en la gestión de las listas de espera con otros 22.000 pacientes

El Plan de Choque de las listas de espera, hasta ahora, ha reducido un 20% el número de pacientes prioritarios pendientes de intervención

Jesús Aguirre / Foto: Manuel Olmedo
Jesús Aguirre / Foto: Manuel Olmedo

El Plan de Choque de las listas de espera, hasta ahora, ha reducido un 20% el número de pacientes prioritarios pendientes de intervención

«Bolondrón» fue el término expresado por el consejero de Salud, Jesús Aguirre, la primera vez que se refirió a la lista de espera en la Sanidad. El «bolondrón», pues, según la Junta, es aún mayor. Aguirre informó en el Parlamento de que los inspectores han constatado prácticas irregulares que en 2018 dispararon a 300 días el plazo para que 22.000 pacientes se inscribieran como demandantes de una operación. El Plan de Choque de las listas de espera, hasta ahora, ha reducido un 20% el número de pacientes prioritarios pendientes de intervención. El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha decidido abrir una información reservada tras encontrar nuevas anomalías en la gestión de las listas de espera.

El consejero señaló que se han detectado más casos de pacientes «guardados en los cajones», entre ellos 22.230 pacientes a los que el SAS tardó 300 días en inscribir en el registro de demandantes de una intervención quirúrgica una vez que el especialista le prescribió la operación. «La norma dice que el plazo para inscribirlos es de treinta días tras la presentación de la solicitud por parte del paciente, pero estos 22.230 pacientes multiplicaron por diez su espera», señaló Aguirre. El consejero detalló que estos enfermos, a los que el SAS ha operado durante los primeros meses de 2019, son de distintos procesos quirúrgicos. «Nuestra primera preocupación es que fueran atendidos. En 2019, y en cataratas, la mayoría de estas personas ya no están en la lista de espera, gracias a la realización por parte de nuestros profesionales de una buena gestión de cola», esto es, priorizar los casos.