El sustituto de la hija del dueño de Fitonovo ideó la falsa UTE para el macrocontrato de Zoido

Es administrador de Conversa, la empresa que se hizo con la mayor concesión municipal de parques

Entrada de las oficinas de la compañía en Salteras
Entrada de las oficinas de la compañía en Salteras

El abogado Carlos Gamito González fue nombrado el pasado 5 de diciembre administrador único de Construcciones Verdes del Sur de Andalucía (Conversa). Gamito sustituía así en el cargo a dos personas que desde 2011 habían ejercido esas funciones de manera solidaria. Una de ellas es la hija del empresario Rafael González Palomo, detenido en la primera fase de la «Operación Madeja» que instruye la juez Mercedes Alaya y en la que se investiga una supuesta contabilidad «B» para sobornar durante diez años a altos cargos y funcionarios del Ayuntamiento de Sevilla.

Conversa, que pasó a denominarse Cytever con la llegada de Gamito, fue la empresa que se llevó el lote más cuantioso de la conservación de zonas verdes en el macrocontrato de casi 48 millones adjudicado por el gobierno de Juan Ignacio Zoido en 2012. En concreto, su parte del «pastel» asciende a 10,7 millones de euros.

El citado asesor jurídico fue empleado de Fitonovo, la principal compañía implicada en la trama y cuyas sedes han sido registradas en dos ocasiones por la Guardia Civil. Para esta empresa realizó la operación de compra de una de las seis sociedades contratadas por el Ayuntamiento sevillano una vez lograda la concesión del cuidado de los parques. A día de hoy continúa trabajando para ella aunque su relación laboral ha sufrido cambios, según ha podido corroborar LA RAZÓN, puesto que ya solo acude a la sede de Salteras de forma esporádica.

Fuentes consultadas por este periódico confirmaron que el acuerdo para modificar la UTE bautizada como Fitonovo-L.L. fue negociado por el propio Carlos Gamito. Supuso que la primera se quedase con el 99% de la unión temporal de empresas (UTE) manteniendo así en solitario el contrato. No obstante, la operación estaba guiada por el encarcelado José Antonio González Baro, administrador de Fitonovo y en prisión desde el 16 de diciembre.

Así, el escrito en el que se corroboró la venta del 19% de la UTE estableció que la beneficiaria «asume íntegra y exclusivamente todas y cada una de las responsabilidades que puedan derivarse del desarrollo de los servicios que puedan ejecutarse en el futuro». La multinacional de infraestructuras gestionaba así en solitario un jugoso contrato de 10,4 millones de euros, a pagar en cuatro años.

LA RAZÓN informó en su día de que este procedimiento supondría un fraude de ley, por cuanto se produjo apenas un mes después de formalizarse la concesión pública y por tanto no se había ejecutado un porcentaje significativo del acuerdo.

El asesor de González Palomo y su hijo –quien permanece en prisión desde el 16 de diciembre– se describe como «una persona con una alta capacidad de adaptación, proactivo y con gran cultura del trabajo». Apunta además que «mi pasión son las relaciones internacionales, el derecho societario y la apertura de negocio en el extranjero, ejercitando siempre la creatividad jurídica».

En su perfil de la red de contactos empresariales virtual Linkedin, se define también como «gran conocedor de la operativa de las UTEs y creador de sociedades en países tales como Marruecos, Qatar o Panamá». Unas tareas que encajan con el desempeño de su labor en el buque insignia de la red societaria del empresario que confesó haber pagado a un alto cargo del PSOE sevillano 30.000 euros, además de entregarle otros regalos como móviles e incluso un coche de alta gama.

Habitual de las uniones temporales de empresas para competir en concursos públicos –actualmente forma parte de una veintena–, Fitonovo ha desarrollado líneas de negocio en los citados países. Cuenta con sedes propias en Portugal, Brasil, los Emiratos Árabes Unidos, Marruecos o Libia. En otros como en Qatar o Panamá, donde actualmente construye el Parque Recreativo de la Caja de Ahorros nacional, mantiene una actividad importante con instituciones públicas.

La investigación

En casa de uno de los tres imputados que siguen en prisión

La juez Mercedes Alaya rechazó esta semana las peticiones de libertad de los dos funcionarios de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla encarcelados desde el 16 de diciembre, cuando se precipitó la segunda fase de la «Operación Madeja», junto al administrador único e hijo del dueño de Fitonovo, José Antonio González Baró. El domicilio del ex jefe de servicio de la Delegación de Parques y Jardines, Francisco de Amores (en la imagen, el día de su arresto), ha sido registrado y se han requisado documentos en busca de pruebas.