Extenda y el Sae

«Pocas veces una empresa pública o Administración está dispuesta a suministrar datos para que un evaluador externo valore la eficacia de lo que hace»

Los servicios públicos de asistencia a la búsqueda de trabajo constituyen una de las más eficaces políticas activas de empleo
Los servicios públicos de asistencia a la búsqueda de trabajo constituyen una de las más eficaces políticas activas de empleo

Entre la lista de pecados que los economistas acostumbramos a cometer está el de ser prolijos en la descripción de los problemas y escuetos en aportar soluciones. Verdaderamente, es un pecado muy popular cuando se habla de política o de fútbol. Pero eso no deja de ser una mala coartada.

Si hace unos días analizábamos la debilidad del sector exportador andaluz, hoy lo hacemos con una investigación relacionada con el mismo, cuyos resultados acaban de presentarse en la Universidad de Sevilla.

El doctor Jaime López-Melendo acaba de defender con éxito su segunda tesis doctoral –ya era doctor en Derecho y ahora lo es en Economía– consistente en la evaluación económica de un programa público de apoyo a la internacionalización de la empresa andaluza que impulsa Extenda.

En definitiva, el ya doctor se pregunta si, con los datos en la mano, las empresas que siguen esta herramienta de promoción exterior denominada Programa de Diagnóstico, mejoran su presencia en los mercados extranjeros frente a empresas similares que no lo han seguido.

Pocas veces una empresa o Administración Pública está dispuesta a suministrar datos para que un evaluador externo valore la eficacia de lo que hace, salvo cuando el evaluador es el Tribunal o la Cámara de Cuentas. En este caso, la empresa de promoción exterior de la Junta de Andalucía –Extenda– lo ha hecho una vez garantizado el tratamiento confidencial y anónimo de los datos.

En definitiva, los economistas que nos dedicamos a evaluar lo que el Sector Público hace con el dinero de nuestros impuestos llevamos más de cuarenta años pidiendo este tipo de evaluaciones. Sólo de esta forma es posible identificar aquellas políticas públicas eficaces en el logro de los objetivos que persiguen y las que no lo son. Justo este tipo de investigaciones son las que ayudan al decisor público honesto a fortalecer las mejores actuaciones y a revisar o eliminar las políticas ineficaces. Todo ello por encima de los intereses de quienes se enquistan en mantener políticas inútiles pues de ellas dependen sus puestos de trabajo o su volumen de ventas.

En esta ocasión, los resultados muestran que una empresa que ha participado en el Programa de Diagnóstico mejora en promedio su presencia exterior en diez puntos porcentuales frente a empresas similares que no han seguido este programa; un programa que, por cierto, está basado en un sistema de copago (parte de su coste lo financia la empresa y parte, el conjunto de la sociedad a través del presupuesto de Extenda).

He aquí pues una forma de mejorar la gestión del sector público tan cuestionado en estos años de escándalos y corruptelas.

También es una forma de identificar cuáles son las mejores políticas para conseguir un mismo objetivo. Por ejemplo, el profesor Vicente Donoso, una de las máximas autoridades nacionales en Comercio Exterior, señaló en el acto de presentación de esta investigación que en Alemania, los programas públicos de apoyo a la internacionalización suelen consistir en reuniones intensivas los fines de semana con el personal directivo de las empresas para diseñar estrategias exitosas de salida al mercado exterior; mucho más barato que las tradicionales misiones comerciales o asistencia a ferias.

Las empresas y administraciones públicas deben impulsar este tipo de evaluaciones.

Un mismo resultado que el de Extenda puede predicarse de los asesores del Servicio Andaluz de Empleo que han sido despedidos a pesar de que las investigaciones científicas disponibles sostienen que los servicios públicos de asistencia a la búsqueda de trabajo constituyen una de las más eficaces políticas activas de empleo, por encima de los programas de formación.

El uso del dinero público no sólo debe obedecer a criterios de prioridad en el tipo de servicio a prestar, (por ejemplo, salud frente a esparcimiento), sino también al resultado de evaluaciones como ésta de Extenda, que refuercen las actuaciones eficaces y liberen recursos cuando las políticas que no funcionan dejan de estar en el presupuesto.