Frente común contra el desafío de Trump

El presidente de la Junta alerta de que la región sería «una de las más perjudicadas» con la subida de los aranceles. El lunes se reúnen las comunidades autónomas con el ministro de Agricultura para fijar una estrategia

El aceite de oliva es uno de los productos que se verían más afectados por estos aranceles / Foto: Efe

El presidente de la Junta alerta de que la región sería «una de las más perjudicadas» con la subida de los aranceles. El lunes se reúnen las comunidades autónomas con el ministro de Agricultura para fijar una estrategia

Los aranceles que planea imponer la Administración Trump a los productos agroalimentarios de la Unión Europea han provocado una reacción unánime en la comunidad autónoma en defensa de los productores y empresarios que basan gran parte de su actividad en las exportaciones a Estados Unidos. Después de que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, pidiera una reunión con el Gobierno central para poner en marcha un «plan de choque» que «impida que estos aranceles trunquen el sueño, la producción y el empleo de muchos sectores productivos», el ministro de Agricultura, Luis Planas, anunció que se reunirá el próximo lunes con las comunidades autónomas y los sectores afectados con el objetivo de consensuar un frente común. «Nos parece inaceptable que el sector agroalimentario español esté sufriendo las represalias comerciales en relación a un conflicto aeronáutico», subrayó Planas.

Moreno, por su parte, mostró su «enorme preocupación» por la carrera arancelaria que está impulsando Estados Unidos, una situación que, a su juicio, «va contra los productos europeos y de una manera muy especial contra los andaluces», lo que haría que, de establecerse, Andalucía fuera «de las comunidades más damnificadas y perjudicadas».

Un primer encuentro a nivel institucional lo mantuvo la consejera de Agricultura, Carmen Crespo, que se reunió en Luxemburgo con el comisario de Energía y Clima, Miguel Arias Cañete, que se comprometió con el sector agroalimentario «a hacer todo lo posible para evitar estos aranceles». Crespo subrayó la implicación del propio presidente de la Junta, que «en nombre de todos los andaluces va a defender al sector el lunes en Bruselas y, además, trabajará conjuntamente con la Comisión Europea en los informes de impacto que sean necesarios».

El rechazo también se produjo desde los partidos de la oposición. La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, pidió a la Unión Europea una respuesta «ponderada, contundente e inmediata» frente a la decisión de la Administración Trump, ya que «o se le pone freno y se le paran los pies o en el futuro inmediato caerán otros productos y otros países». Díaz recordó que cuando los aranceles planeaban sobre la aceituna negra de mesa ya avisó a las instituciones europeas de que «si en ese momento, con contundencia, no se le trasladaba a la Administración Trump que no se le iba a permitir, vendrían otros productos, y desgraciadamente así ha sido». Tras señalar que los aranceles anunciados afectan a sectores «vitales» para la economía andaluza como por ejemplo el aceite, Díaz recordó que ha pedido al Gobierno andaluz que se ponga al lado del Gobierno de España» pues «tenemos que arrimar el hombro para defender juntos ante la UE lo que va a ser vital en el sector agroalimentario andaluz».

Por su parte, Adelante Andalucía ha registrado en el Parlamento andaluz la petición de comparecencia «urgente» del consejero de Presidencia, Elías Bendodo, para que explique la posición de la Junta. «Las consecuencias las van a pagar los trabajadores andaluces», denunció.