Fundación Juan Ramón Guillén, tres años como referente del sector olivarero y rural andaluz

La entidad persigue la declaración delPaisaje del Olivarcomo Patrimonio de la Humanidad

Con tan sólo tres años de trayectoria, la Fundación Juan Ramón Guillén se ha convertido en una entidad de referencia en el sector del olivar en particular y del ámbito rural en general. Su amplio y completo plan de actuación ha permitido a lo largo de sus primeros años de vida promover la cultura rural y olivarera de Andalucía entre todos los agentes de la sociedad, desde la infancia, pasando por estudiantes hasta profesionales de todos los niveles y ámbitos. Asimismo, su estrategia por comenzar a dar a conocer sus objetivos y fines le ha llevado a alcanzar numerosos acuerdos de colaboración con la principales entidades e instituciones de distinta índole, tales como Cámaras de Comercio, Confederaciones de Empresarios y Diputaciones Provinciales.

Pero si sobre alguna importante iniciativa pivota el proyecto de la Fundación Juan Ramón Guillén ésta no es otra que la de la consecución de la declaración del Paisaje del Olivar como Patrimonio de la Humanidad.

Para alcanzar esta meta, la entidad viene impulsando proyectos que contribuyen a la difusión y divulgación de la cultura olivarera andaluza, como es el caso de la publicación «Andalucía, el olivar», recientemente presentada y donde se realiza, de la mano de destacados expertos, un completo recorrido de la historia y situación actual del olivar.

Objetivo: la formación

Así pues, es posible utilizar al olivo y a su «oro líquido» como vehículos que faciliten las condiciones de vida de las nuevas generaciones, formándolas en la cultura y tradición rural de Andalucía, promoviendo e impulsando las labores docentes, educativas, sociales y culturales entre todos los segmentos de la población, con especial atención a aquellos colectivos de personas discapacitadas y en riesgo de exclusión.

Y una de las iniciativas que mejor acogida han tenido ha sido el programa dirigido a los escolares, «Planeta olivo», a través del cual alumnos de distintas edades han tenido la oportunidad de profundizar en el conocimiento del olivo, el aceite, sus variedades y cualidades, su historia y su futuro, de una forma práctica y didáctica.

Hacienda Guzmán

Un elemento clave es la sede que acoge el proyecto, la emblemática Hacienda Guzmán, ubicada en el sevillano pueblo de La Rinconada, que ha experimentado un acertado proceso de apertura recuperando y adecuando sus espacios para la recepción de visitas y celebración todo tipo de eventos y jornadas profesionales en un privilegiado entorno.

Con una completa oferta en torno al olivo y su «oro líquido», este complejo se erige como centro mundial para la interpretación del sector olivarero y rural andaluz, mostrando al visitante espacios únicos como son la olivoteca, único museo vivo con más de 140 variedades de olivos en producción y un molino de viga del siglo XVI. La recuperación de este molino permite al visitante conocer las técnicas de elaboración de aceite de oliva de antaño a través de una impresionante composición.

De hecho, Hacienda Guzmán es la nueva marca de aceite de oliva que representa la esencia de este entorno privilegiado, un aceite exclusivo que es reserva familiar, fruto de la selección de las mejores aceitunas manzanilla allí mismo cosechadas y molidas.

Con todo ello, la Fundación Juan Ramón Guillén viene impulsando de manera decidida el oleoturismo y la cultura del olivar, aumentando más si cabe la visibilidad del mundo rural en muy diversos ámbitos, desarrollando en estas instalaciones diferentes programas de formación de dirigidos a empresarios e impulsando proyectos de investigación, con el objetivo de dar a conocer las bondades del aceite y su comercialización exterior.

Para más información:

www.fundacionjrguillen.com