José Sánchez Maldonado: «Las ayudas que lleguen a empresarios y trabajadores serán reembolsables»

Consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo

«Más crecimiento, más empleo y más justicia social» fue el objetivo en su toma de posesión. ¿Por dónde ha empezado?

–Una de las primeras medidas es el Programa de Recapitalización de las Pymes industriales. Queremos que las ayudas públicas lleguen a los empresarios y a los trabajadores. Estará dotado inicialmente con 150 millones y consistirá en incentivos reembolsables que se concederán en concurrencia competitiva. Tendrán un tipo de interés cero, pero condicionando el rendimiento a los resultados. Dando respuesta a los empresarios, la Agencia de Defensa de la Competencia está elaborando un estudio de las principales trabas administrativas para la creación de empresas. Nuestros esfuerzos también se centrarán en la puesta en marcha del Instituto Público de Crédito Andaluz, que será una realidad a la mayor brevedad.

–¿Qué le produjo un escalofrío mayor: «heredar» casi un millón y medio de desempleados o la posibilidad de ejecutar las políticas que lleva defendiendo desde su cátedra tantos años?

–Lo que me preocupa mucho más es la solución del problema, y no el problema en sí. Es un reto que me apasiona y al que pienso dedicar todos mis conocimientos.

–Hasta ahora ha sido un economista teórico y experto asesor de su partido, ¿algún buen consejo para sí mismo?

–Trabajar, trabajar y trabajar. La tarea que tengo es dura y es muy diferente a la que he venido realizando toda mi vida. Aquí hay que solucionar los problemas de hoy para ayer y el ritmo es mucho más frenético.

–Se mostró de acuerdo con la presidenta de la Junta en que hay que atajar la cultura de la subvención en Andalucía.

–Siempre he creído que hay que sacarle rendimiento a los recursos públicos, ya sea monetario o social, debe tener siempre una tasa de retorno como sucede cuando destinamos recursos a la educación o la sanidad.

–¿A qué achaca la insistencia del Gobierno, en concreto del ministro de Educación, José Ignacio Wert, por dificultar el acceso a las becas estudiantiles?

–Como le decía antes, de la educación siempre se obtiene un rendimiento. No es un gasto, sino una inversión clave para la generación de empleo y el crecimiento económico. Por eso rechazamos la política que ha puesto en marcha este Gobierno, porque obstaculiza que el acceso a la Universidad se produzca en igualdad de condiciones. La subida de los precios públicos y el endurecimiento de los criterios de asignación de becas llega además en un momento especialmente difícil para las familias.

–¿Qué porcentaje de fraude existe en Andalucía y qué mecanismos se han activado para contrarrestarlo?

–Es una preocupación que compartimos con los agentes sociales y económicos, nos comprometimos a impulsar un estudio sobre la economía sumergida y la competencia desleal en nuestra comunidad en los órganos de participación que correspondan, con el fin de adoptar medidas concretas para su erradicación.

–Innovación y Ciencia se incluyen en su macroconsejería. ¿Cómo va a repercutir a medio y largo plazo la drástica disminución de fondos impuesta?

–Andalucía ha hecho los deberes y los datos así lo refrendan. En el período de crisis económica de los cuatro últimos años, el gasto en I+D ha crecido un 11,5%, casi el doble del observado en el conjunto de las comunidades auónomas (6,3%). Ese esfuerzo debemos concebirlo como política estratégica. Así lo entiende el Gobierno andaluz y países como Finlandia, Suecia, Alemania o Francia, que dedican entre el 3 y el 4% a este capítulo, frente al 1,3% de España, cuya política de I+D está centrada en los recortes poniendo en riesgo la supervivencia de la ciencia.

–Tiene las competencias sobre universidades y su puesto esperándole en la de Málaga. ¿Podrá regresar tranquilo o teme que tendría que dar demasiadas explicaciones?

–Yo estoy convencido de que los compañeros son conscientes de las dificultades a las que me enfrento y sé que no voy a tener ningún problema cuando regrese, como no lo he tenido nunca en los últimos 40 años.

–Bromas aparte, los rectores andaluces plantean lo insostenible del sistema ante los incumplimientos de la Junta en las transferencias anuales. ¿Puede hablarse de excelencia cuando ni se tiene liquidez para pagar a los proveedores?

–Estamos haciendo un esfuerzo grandísimo. Le dedicamos un 1% del PIB andaluz, aunque hay que reconocer que existen problemas puntuales de tesorería, que vamos afrontando como demuestra, por ejemplo, la liberación de 100 millones antes de final de año para las universidades.

–Defiende que es mejor que un joven trabaje en el extranjero a que no lo haga. ¿Un aviso a navegantes frente a una tasa de paro que supera el 60 por ciento?

–Por supuesto que nuestra prioridad es la creación de oportunidades para nuestros jóvenes, pero la oportunidad de marcharse un tiempo fuera a continuar su formación y a trabajar es muy enriquecedora. Cuando regresen, serán una generación con más conocimiento, que repercutirá en el territorio.

–Su socio de gobierno, IU, reclama una subida impositiva por ejemplo a grandes superficies. ¿Es lo más adecuado en el clima actual de recesión?

–Mi opinión al respecto la he expresado muchas veces: no es conveniente subir impuestos en época de crisis, aunque, desgraciadamente, en este país se ha hecho justo lo contrario. Cualquier incremento de la presión fiscal provocaría una disminución del empleo en la comunidad.

–Educación, Sanidad y empleo. ¿Qué es para usted intocable?

–No podemos dar ni un solo paso atrás en el modelo de convivencia y progreso social que hemos construido. El riesgo es que, con la excusa de la crisis, quieren acabar con los derechos conquistados.

–El turismo es el sector que sin duda soporta el mayor peso económico en la comunidad, pero ¿en qué otros se están centrando esfuerzos?

–Las exportaciones son un sector clave sobre el que se asienta la economía de la comunidad. Andalucía registra cifras récord en las ventas al exterior que han crecido un 56,9% desde 2007, casi el triple del aumento registrado en el conjunto de las comunidades autónomas (20,3%). Además, sólo en el primer semestre de este año, las exportaciones andaluzas han superado los 14.000 millones de euros con un crecimiento del 10,4%, y 2,5 puntos por encima de la media nacional.

–Parte de la artillería pesada de las políticas activas de empleo se enfoca hacia los emprendedores, con programas para fomentar el autoempleo. ¿Percibe de la clase empresarial el empuje suficiente?

–La situación en las grandes empresas está cambiando, si bien muy poco a poco, algunos indicadores nos indican que la desaceleración de la economía ha terminado. La confianza de los empresarios andaluces en la situación económica actual está mejorando, según se desprende de los últimos datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía.

–¿Cree que los escépticos de la concertación social tienen argumentos para rebatir su utilidad?

–Creo sinceramente que nadie pone en duda la importancia de la concertación social en Andalucía. Los resultados obtenidos por el Gobierno en estos últimos 20 años han sido muy positivos y en todo este tiempo nos hemos dado cuenta de que, si existe acuerdo, se dan mejores resultados. Y se mantendrá porque en tiempos difíciles es cuando la suma de esfuerzos es más valiosa.