Juanma Moreno: «No es compatible presidir Andalucía y coser el PSOE»

El PP-A solicita la renuncia de la presidenta argumentando que la comunidad necesita «una dedicación al 100%» y Cs invita a un «relevo sosegado» y tiende la mano para un nuevo pacto

El líder del PP-A, Juanma Moreno
El líder del PP-A, Juanma Moreno

El PP-A solicita la renuncia de la presidenta argumentando que la comunidad necesita «una dedicación al 100%» y Cs invita a un «relevo sosegado» y tiende la mano para un nuevo pacto

El día después al «anuncio del anuncio» de la candidatura de Susana Díaz a la Secretaría General del PSOE conllevó la crítica, en mayor o menor medida, de la oposición. Mientras el PP exigió a la presidenta su dimisión, Ciudadanos insistió en su papel como garantía de la «estabilidad». Para «las cuestiones de partido», Díaz emplazó «al día 26 en Madrid», incidiendo en su «compromiso de Gobierno» en Andalucía y en la estabilidad política de la región.

El presidente del PP-A, Juanma Moreno, pidió ayer a Díaz que renuncie a la Presidencia de la Junta si piensa optar a la Secretaría General del PSOE al argumentar que es «imposible» compaginar la labor orgánica de partido con la gestión del Gobierno andaluz. Tras exigirle que no genere «más incertidumbre», conminó a Díaz a explicar sus planes tras «casi dos años» trascurridos desde que se iniciaran las «filtraciones e informaciones» al respecto.

Moreno, quien dijo no entender que «teniendo el honor de presidir la Junta, opte por otra cosa», sugirió a la presidenta que «ordene su relevo» para garantizar la estabilidad institucional de Andalucía, al tiempo que reiteró su convencimiento de que «no tiene sentido otro proceso electoral». El líder popular lamentó que «desde hace mucho tiempo observamos falta de interés y desmotivación en asuntos que afectan a los andaluces» y añadió que el Ejecutivo autonómico está «paralizado» porque su presidenta «tiene la cabeza en otro sitio: ha aparcado Andalucía durante demasiado tiempo y ha postergado los intereses de los andaluces». Moreno consideró que Díaz se ha demostrado como una «pésima gestora» que «no es capaz de resolver los problemas de los andaluces» y que protagoniza «una huida hacia delante porque los problemas de Andalucía le vienen grandes». Moreno recordó que la andaluza es una comunidad tan extensa como Portugal, con casi 9 millones de habitantes, y acumula graves y numerosos problemas de desempleo, sanidad, educación y pobreza. Estas circunstancias requieren «una dedicación al 100%», por lo que resulta absolutamente incompatible con la Secretaría general de un partido, el PSOE, que, según las propias palabras de Díaz, necesita ser «cosido» a causa de sus conflictos internos. El PP-A, aseguró, «no pedirá un adelanto de elecciones porque estamos por la estabilidad. No tendría sentido». «Los andaluces, cuando votaron, no sabían que la señora Díaz en lo que estaba pensando era en sus prioridades personales, no en Andalucía ni en los andaluces», subrayó. Con el anuncio de su candidatura a las primarias socialistas «nos vuelve a crear un nuevo problema a los andaluces, porque introduce un elemento de incertidumbre política y económica», lamentó.

Por su parte, el líder de Cs en Andalucía, Juan Marín –que participó en los desayunos informativos organizados por Europa Press Andalucía y la Fundación Cajasol en colaboración con Atlantic Copper, Orange y Grupo Abades, con la presidenta de la formación naranja en Cataluña, Inés Arrimadas, como telonera–, abogó por la continuidad del acuerdo con el PSOE y por un «relevo sosegado» en la Junta. «A mí no me preocupa que Susana Díaz quiera ser la secretaria general de su partido», señaló, porque «el relevo puede ser una oportunidad para volver a sentarse a dialogar y alcanzar nuevos acuerdos que beneficien a los andaluces». Marín, que abogó por «temporalizar» los puntos de un futurible nuevo acuerdo, recomendó al PSOE que «si tienen en mente el relevo, no esperen a que se produzca para abrir nuevos espacios de diálogo. Andalucía no se puede permitir perder el tiempo». Pese al revuelo del anuncio de Díaz, Marín defendió que «en Andalucía seguirá habiendo estabilidad pase lo que pase, porque no nos levantaremos de la mesa hasta que lleguemos a acuerdos». «Cs cumple lo que firma y exigimos que los demás también cumplan lo que firman con nosotros», indicó. «Aunque se ha llegado a un 43,4% de cumplimiento de los acuerdos firmados –con similar porcentaje de legislatura cumplido–, es necesario meter otra marcha», incidió Marín ante el vicepresidente Jiménez Barrios, con el que no ocultó su «sintonía». Hasta ahí llegó la crítica del líder de Cs. «En Andalucía, Ciudadanos no va a entrar en el Gobierno hasta que haya una nueva convocatoria electoral. Esa fue nuestra palabra y la vamos a cumplir», añadió, recordando que «no se puede escribir el futuro de Andalucía desde una sola perspectiva porque ningún andaluz es tan importante como todos los andaluces juntos» y señalando la opción de un adelanto electoral nacional como la más probable. La portavoz de la Ejecutiva nacional de Cs, Inés Arrimadas, advirtió de que las «crisis internas» del PSOE no pueden afectar a la gobernabilidad de España y de Andalucía. Cs, dijo, no va a ser «la piedra en el zapato» en la comunidad.

El portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, acusó a Moreno de lanzar «un mensaje envenenado contra Cospedal» al pedir a Díaz que renuncie a la Junta. La dirección del PSOE-A defendió la «compatibilidad» entre la Presidencia de la Junta y la Secretaría general del PSOE, garantizando la «estabilidad». Sobre la propuesta de Cs, el secretario general del PSOE-A, Juan Cornejo, volvió a citar a Griñán: «Cuando llegue el río, cruzaremos ese puente», señalando que no se pueden «anticipar debates que no existen en este momento». Podemos, por su parte, ironizó sobre el «anuncio del anuncio» y reiteró que Díaz debe irse «si no tiene claro que su prioridad sea Andalucía».