La Audiencia confirma el rechazo a conceder la libertad a Julián Muñoz

Considera que su enfermedad es «grave e incurable» pero no terminal

Muñoz, en una de sus salidas del centro penitenciario en el que cumple condena
Muñoz, en una de sus salidas del centro penitenciario en el que cumple condena

Considera que su enfermedad es «grave e incurable» pero no terminal.

La Audiencia Provincial de Málaga denegó ayer la libertad condicional al ex alcalde de Marbella Julián Muñoz tras desestimar los recursos de apelación de la Fiscalía malagueña y el abogado defensor contra la decisión del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria en el mismo sentido.

El juez acordó el pasado abril no conceder la libertad condicional y ahora el Tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial ha confirmado en su integridad la resolución. El magistrado consideró que la concesión del derecho de libertad condicional supondría «vulnerar el equilibrio constitucional» entre el más absoluto respeto a la dignidad que toda persona debe poseer y el deber de cumplimiento de las penas impuestas.

Además, explicó que en los informes médicos remitidos, tanto por el centro penitenciario como por el forense, existía «un error», pues Muñoz no padece una enfermedad terminal, sino una patología «grave e incurable». Los magistrados recuerdan que Julián Muñoz, que está actualmente en régimen de tercer grado, se encuentra en un centro de inserción social que implica, por tanto, un régimen penitenciario más benigno. Además el tribunal destaca que la «grave e incurable» enfermedad del ex regidor no puede calificarse de terminal y que no existe contradicción médica respecto del cumplimiento de la condena en cualquier régimen de internamiento penitenciario.

Por otra parte, la Sala subraya que la libertad tampoco puede estar determinada por el estrés que causa el ambiente carcelario e insiste en que el estado de salud de Muñoz es compatible con su continuación en prisión aunque haya que prestarle atención médica. Respecto a la dificultad de delinquir planteada por los recurrentes, los magistrados explican que en ningún caso es «imposible», ya que, según el propio ex regidor, se limitaba a firmar lo que le ponían por delante, «siendo evidente que para tal actuar no resulta necesaria una excesiva forma física». La sala ha acordado que si en un momento posterior se agravan las enfermedades de Muñoz, especialmente la dolencia cardíaca, se podrá plantear de nuevo su libertad condicional.