La Comisión Europea investiga fondos concedidos a Andalucía

El portavoz de la CE en España asegura que «todavía hay que clarificar algunos casos concretos»

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, pasa junto a las banderas andaluza, española y europea
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, pasa junto a las banderas andaluza, española y europea

El portavoz de la CE en España asegura que «todavía hay que clarificar algunos casos concretos»

El capítulo de las irregularidades en ayudas europeas otorgadas a Andalucía todavía no se ha cerrado. Parte del dinero del fondo social europeo (FSE) permaneció bloqueado entre 2014 y 2016 mientras se analizaba su uso y correcta justificación por parte de la comunidad –esto mantuvo bloqueados 438 millones de euros por haber superado la tasa de irregularidad, que llegó a un 10% frente al 2% permitido–. La Comunidad Europea (CE) asegura que actualmente hay ayudas que están siendo investigadas, según admitió a LA RAZÓN su portavoz en España, Lucas González. «Hay algunas cosas que todavía hay que clarificar», según González, quien negó que haya una causa general aunque sí «casos concretos» que Europa investiga para determinar si se concedieron y ejecutaron de forma adecuada. González eludió ofrecer detalles concretos sobre a qué líneas afecta y su importe, pero confirmó el cuestionamiento de algunas de esas ayudas.

«En el caso del ciclo 2007-2013 todos los gastos y presupuestos sobre los que se reciben ayudas están certificados y están desembolsados», según el representante de la CE. «Puede parecer a veces que hay una cierta ineficacia pero las cosas al final se hacen. A lo mejor –reconoció– hay que pensar en mejorar plazos y tratar de ser más eficaces. Cuanto más rápidos seamos en dar las ayudas, cumpliendo todos los requisitos por supuesto, mejor». Pese a esos «casos concretos» a los que aludió, mantuvo que «en general con respecto a Andalucía estamos satisfechos en cuanto al volumen de ayudas y a cómo se producen los proyectos». «Si hay alguna sobre la cual se tienen dudas o se ve que falta información, se investiga y llegado el caso, en su momento se desbloquea. Por encima de algún caso concreto hay que ver la pintura general, que es muy favorable a Andalucía», concluyó.

En cuanto a la pérdida de presupuesto en el período 2014-2020, el portavoz de la CE insistió en que la comunidad «ha sido receptora de fondos estructurales y de cohesión de una manera relevante porque para nosotros la convergencia real entre regiones y estados miembros es prioritaria. En el anterior período 2007-2013 recibió 6.800 millones de euros –recordó–. Para 2014-2020 gracias a que Andalucía ha convergido y es una región en transición se espera que reciba en torno a 5.700 millones».

La CE se encuentra en plena campaña informativa por ciudades españolas para acercar sus políticas al ciudadano. «El objetivo es comunicar las iniciativas que tienen un impacto regional y local. Es un momento propicio por la situación política y económica que vivimos, queremos darles un impulso con la mirada puesta en las elecciones de mayo de 2019. Que la gente vea que las políticas europeas afectan a su vida, que no es una cosa abstracta». En este sentido, González destacó que «el último Eurobarómetro decía que el 70% de los españoles creía que Europa era una cosa positiva para su vida».

Pese a esa convergencia, todavía hay aspectos en los que el país camina varios pasos por detrás de la media comunitaria. «Hemos incidido en nuestras recomendaciones en el empleo y la educación, tanto España como Andalucía deben trabajar en ello. Nos preocupan los niveles altos de desempleo juvenil y femenino», señaló.

Una de las propuestas de la UE para facilitar el acceso a los jóvenes es el Cuerpo Europeo de Solidaridad. « Pretendemos que sirva de trampolín al mercado de trabajo, tener una experiencia internacional y participar en un proyecto solidario son valores que lo facilitan. Puede ayudar a afrontar el desempleo juvenil, que está en unos niveles que no son aceptables», lamentó. González animó a los andaluces a inscribirse para mejorar su currículum. «No se les paga un sueldo, pero sí la formación, la manutención y la estancia. Después se les proporciona una certificación de su participación». En su opinión, «no hay una sola iniciativa que sirva para atajar el problema del desempleo juvenil de manera definitiva, son muchas las cosas que se ponen encima de la mesa: si fomentas la inversión, si tratas de darle una formación o el programa de garantía juvenil contribuyen». Sin embargo, el portavoz advirtió de que «la UE tiene unas competencias limitadas, son los estados miembros los que tienen que poner todo su potencial» para reducir el paro endémico, que afecta prácticamente a la mitad de los menores de 25 años.