Actualidad

La Consejería de Educación rebajó el gasto por alumno 207 euros en un año

Andalucía se mantiene como la segunda comunidad menos inversora, por detrás de Madrid, y se sitúa 636 euros por debajo de la media nacional, según el Presupuesto liquidado de 2013

Andalucía se mantiene como la segunda comunidad menos inversora, por detrás de Madrid, y se sitúa 636 euros por debajo de la media nacional, según el Presupuesto liquidado de 2013

A menos gasto, peores resultados. Esa ecuación en el caso de la educación parece irrebatible y pese a ello Andalucía redujo su inversión por alumno en 207 euros, situándose como la segunda más baja por delante de Madrid y muy alejada de la media nacional, que asciende a 5.231 euros. Así se desprende de la última Estadística del Gasto Público en Educación en España, con datos tomados del Presupuesto liquidado de 2013 de las comunidades. Ese ejercicio, el gasto por alumno en centros públicos alcanzó los 4.595 euros frente a los 4.802 que se registraron en 2012, un acusado descenso similar al experimentado en la media española. Si se computan los datos relativos también a centros concertados, esa cifra se reduce hasta los 4.110 euros en el caso de nuestra comunidad que es también la que menos recursos destina a los conciertos educativos en términos relativos, el 10,3% de su presupuesto, aunque este cálculo incluiría el ámbito universitario. En total, Andalucía contó en ese período con 366.000 alumnos de Educación Infantil, de los que 271.141 pertenecían al segundo ciclo. Más de 580.000 cursaron Primaria y otros 374.811 se matricularon en la ESO. En Bachillerato, se registraron más de 123.500 alumnos, superándose los 1,44 millones en los centros públicos.

El análisis del Ministerio de Educación, publicado recientemente, certifica la insuficiente apuesta de la Consejería andaluza, que rebajó su gasto de personal en tres puntos respecto a 2012, produciéndose un descenso de más de trescientos millones globalmente. «Los datos son muy elocuentes. Ya Andalucía venía de un gasto por alumno más bajo que la media española y la crisis ha venido a empeorarlo», critica Francisco Hiraldo, presidente de la sección de Enseñanza del sindicato CSIF. «Lo que no sea subir la inversión hay que valorarlo negativamente y ni siquiera valdría con mantener los niveles actuales» que son, asegura, «insuficientes para atender la diversidad tan alta que hay en las aulas, con unas necesidades educativas que no pueden atenderse por las ratios tan elevadas que hay». La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación contempla que el número máximo de alumnos por aula en la enseñanza obligatoria será de 25 para la etapa de Primaria, un número que se supera de forma habitual en los centros andaluces pese al compromiso reiterado de la Junta de que no haría uso del derecho a incrementar esa ratio hasta un 20%.

A este problema de plantilla, CSIF añade la creciente demora en sustituir las bajas por enfermedad, incluso cuando se sabe de antemano que será de larga duración, superando los diez días.

Los resultados del último Informe PISA sobre competencias educativas reflejaban una sensible mejora de Andalucía, todavía situada en el vagón de cola nacional, con incrementos de 16 puntos en comprensión lectora respecto a la puntuación obtenida en la anterior evaluación, fechada en 2009; de 17 puntos en ciencias y de 10 puntos en matemáticas. Una carrera ascendente que coincidió con los años de mayor inversión –precisamente alcanzó su pico en 2009 con 6.039 millones– y que puede verse comprometida. Desde esa fecha y hasta 2013, la Junta dejó de invertir 1.216 millones de euros, un 4% de lo previsto en los Presupuestos.

La inversión de la comunidad supone el 17,2% del total del gasto nacional en educación no universitaria, un ranking en el que la suceden Cataluña (13,5%) y Madrid (11,2%). Atendiendo a esos datos, el montante global ascendió a 5.351 millones.