La contabilidad de Uniter incluye compras en una joyería de lujo de Jerez

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La intermediaria Uniter era cliente habitual de una de las joyerías más prestigiosas y antiguas de Jerez de la Frontera –distribuidor oficial de Rolex entre otras marcas–. Entre la documentación incautada por la Guardia Civil, los agentes reseñan «algunas de las partidas que más destacan tras un análisis preliminar» de la contabilidad de la mediadora y se detienen en varios «gastos en joyería» o «gastos de representación» que se corresponden con importes satisfechos al citado establecimiento.

Las compras por parte de la sociedad de José González Mata –imputado en la causa y pendiente de declarar ante la juez Alaya– se corresponden con los años de mayor volumen de negocio gracias a su intervención en las pólizas de prejubilaciones que financiaba la Junta. En concreto, aparece un cargo el 16 de septiembre de 2006 por 14.950 euros; otros dos en 2008 por 17.678 y 3.296 euros ; y uno en 2010 por 6.072 euros. Los investigadores no señalan en su informe el destino final de la mercancía.

Según los datos que figuran en la instrucción, del conjunto de los expedientes que presentan comisiones superiores a la media de mercado, las sobrecomisiones totales cobradas por Uniter e Ingotor –sociedad del mismo grupo y cuyo administrador era el hijo de González Mata– ascendieron en la época investigada a 13.307.787€ (9.666.191€ por Uniter y 3.641.596€ por Ingotor) de euros.

Estas cantidades provenientes de la Junta de Andalucía permitieron a Uniter y a su dueño mantener un alto tren de vida. Como informó ayer este periódico, González Mata gastó en decorar y amueblar un piso de Jerez de la Frontera más de 340.000 euros y tenía presupuestados otros 415.000 para obras de arte, muebles o tapicería para otra casa de la urbanización Vista Hermosa del Puerto de Santa María (Cádiz). Entre lo abonado a una empresa de decoración de Madrid se incluían «12 grabados con marco de oro y paspartú en oro, negro y rojo, Italia, siglo XVIII» que costaron al mediador 4.800 euros; una «lámpara de cristal y bronce de la Maison Bagués con pantalla de seda roja, París 1950» (2.000 euros); o un «mueble aparador de laca china en oro, diseño de Pierre Lottier para la familia March, Francia, 1940», otros 10.000 euros.

La situación actual de las empresas de González Mata –Uniter, Ingotor y Cureña– es muy distinta. Con sus cuentas bloqueadas desde el 18 de abril, la Fiscalía Anticorrupción, la Junta de Andalucía y el abogado de las sociedades, reclamaron ayer a la juez Mercedes Alaya que nombre un administrador judicial para solventar la situación de parálisis. El letrado del imputado, Juan Pedro Cosano, aseguró en declaraciones recogidas por Europa Press que sólo así González Mata podría «pagar a sus trabajadores, a los bancos, a la Seguridad Social y a Hacienda» porque de lo contrario Uniter y Cureña «van a desaparecer, haciéndole un flaco favor» al proceso judicial.

La instructora pospuso su decisión hasta tomar declaración al imputado, para lo que aún no ha fijado fecha.