La Inspección detecta deficiencias en un centro laboral de la Junta

La Razón
La RazónLa Razón

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social, dependiente del Ministerio de Empleo, ha revelado irregularidades en un edificio en el que trabajan empleados de la Junta. El relato parte de una denuncia formulada en diciembre de 2012 por un miembro del Sindicato Andaluz de Funcionarios (SAF) y presidente de la Junta de Personal de los Servicios Periféricos de la Administración regional en Sevilla, Nicolás Sánchez. En ella se refleja «el alto grado de inquietud» generado entre los funcionarios trasladados a un inmueble en la calle Luis Montoto de la capital hispalense en el que se ubicaron «varios departamentos del servicio de Protección de menores entre la primera y la cuarta planta».

En el escrito, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, se describen una serie de «problemas», entre los que se encuentran que las puertas cortafuegos no cumplen su función, que en el sótano, «en mitad del garaje», se habían colocado varias estanterías metálicas «repletas de archivadores tipo AZ con expedientes»; enchufes sin corrientes; problemas de ruido e incluso la aparición de una «rata común». A lo que se suman condiciones espaciales que no se adecuarían a la legalidad vigente en materia de seguridad y salud en los centros de trabajo, e incluso que los empleados públicos llevaban a cabo su labor mientras se desarrollaban obras en la quinta planta del inmueble.

Tras la denuncia, la Inspección da por comprobado que en la escalera principal de la edificación «las puertas antipánico se encontraban abiertas en todas sus plantas», lo que incumple la ley y que «la altura de los techos» era inferior «a los 2,5 menos mínimos» exigibles. Avisa además de que el sótano, donde se acumulan los expedientes del servicio de menores, carece de «medios de protección contra incendios» y constata la existencia de niveles de ruido que podrían superar los legales. De hecho, conmina a la empresa, la Junta, a corregir esas deficiencias, lo que incluiría una evaluación de riesgos. ¿La rata? Su existencia no está «probada».