Actualidad

La Junta no ha gastado 400 millones para emprendimiento en cinco años

Economía deja sin pagar en el ejercicio que le correspondía más de 70 millones anuales. Las ayudas a autónomos forman parte de este programa. ATA habla de «desidia»

Las cifras que se pintan en los presupuestos rara vez se corresponden con lo finalmente ejecutado, pero hay casos extremos. Un ejemplo es la evolución del programa codificado como 7.2.C de Emprendimiento e Internacionalización de la Economía en el que se incluyen las transferencias para autónomos. La Junta de Andalucía ha generado un remanente anual de crédito, es decir, ha dejado de pagar en el ejercicio que le correspondía un total de 401,2 millones de euros en los últimos cinco años, según muestran las cuentas de liquidación del Presupuesto que se pueden consultar en el portal de la Consejería de Hacienda y Administración Pública.

Publicidad

Existe un patrón común de comportamiento en torno al presupuesto y el gasto finalmente pagado. Desde el año 2013 la ejecución se ha movido en el entorno del 50 por ciento. La Consejería de Economía generó en 2013 un remanente del 38 por ciento de los 170 millones de euros presupuestados. En 2014 se elevó al 45 por ciento. Subió al 49 por ciento en 2015 y alcanzó el 40 en 2016. Los últimos datos de la liquidación del ejercicio 2017 son del mes de septiembre. De los 161.873.869,88 euros, la Junta sólo materializó pagos que ascendieron a los 50 millones de euros, mientras que comprometió gastos que superaron en poco los 90 millones. El remanente del presupuesto generado hasta el noveno mes del año se elevó al 69 por ciento (111.069.685,36 euros).

El colectivo que más está sufriendo el atasco de la maquinaria burocrática de la Administración es el de autónomos. Hay que recordar que la demora en la tramitación ha provocado que hasta Susana Díaz entonara el «mea culpa» en su intervención en el último debate sobre el estado de la comunidad el pasado 15 de noviembre. «Soy consciente del retraso en el pago de las ayudas –dijo–. Los rigurosos controles, el carácter de la concurrencia competitiva y el elevado número de expedientes ha generado un retraso que no debe volver a repetirse y con la misma humildad que reconozco nuestras limitaciones, les garantizo que vamos a evitar a toda costa que esta situación se vuelva a reproducir en el futuro». El retraso es muy llamativo. La Consejería de Economía y Conocimiento convocó en diciembre de 2016 tres líneas de ayudas destinadas al fomento y la consolidación del trabajo autónomo. La primera línea, la más sustancial que a su vez se dividía en tres ejes de acción, sumaba 31,5 millones de euros. La segunda, 8,7 millones de euros. Y la tercera 770.000. Por tanto, algo más de 41 millones de euros en total. La mayoría de las resoluciones de adjudicación se publicaron a finales de 2017 y aún hay líneas pendientes en algunas provincias en las que se acumulan los requerimientos de subsanación de solicitudes. Todavía queda la parte más esperada por los autónomos para poner en marcha o relanzar su negocio: el pago de las ayudas.

La situación se ha complicado además puesto que la convocatoria de subvenciones de 2017 la publicó la Junta en el BOJA del pasado 29 de diciembre. Y no de todas las líneas, sino solo de una de las áreas de acción de la línea 1 para el fomento de la creación de empresas del trabajo autónomo con un presupuesto de siete millones de euros frente a los 41 millones del paquete global de las medidas del ejercicio anterior. «Ya llevamos dos años sufriendo lo mismo y no hay derecho a que se trate así a este colectivo», asegura a este periódico el presidente regional de la Asociación de Trabajadores Autónomos, Rafael Amor. «No nos vale la respuesta de la Junta alegando que se ha producido una avalancha de solicitudes. El número de solicitudes ha sido el que se esperaba. Sobra desidia y falta voluntad por parte del Gobierno andaluz para agilizar la gestión», abunda Rafael Amor, quien aboga por medidas como la ampliación de la tarifa plana que está dando buenos resultados.

Hay que tener en cuenta que las subvenciones para autónomos que se incluyen dentro del programa de Emprendedores e internacionalización de la economía están financiadas solo en parte con fondos propios. También hay transferencias finalistas a través de la Administración General del Estado y cofinanciación de la Unión Europea a través del Fondo Social y de los fondos Feder. El Gobierno ya castigó a Andalucía el último año –fue la única comunidad que recibió menos en políticas activas de empleo, concretamente un 3 por ciento– debido entre otros factores a que no cumplió los objetivos de ejecución presupuestaria.

Publicidad

Los autónomos reclaman un control de la ejecución

Publicidad

Las cifras que se pintan en los presupuestos rara vez se corresponden con lo finalmente ejecutado, pero hay casos extremos. Un ejemplo es la evolución del programa codificado como 7.2.C de Emprendimiento e Internacionalización de la Economía en el que se incluyen las transferencias para autónomos. La Junta de Andalucía ha generado un remanente anual de crédito, es decir, ha dejado de pagar en el ejercicio que le correspondía un total de 401,2 millones de euros en los últimos cinco años, según muestran las cuentas de liquidación del Presupuesto que se pueden consultar en el portal de la Consejería de Hacienda y Administración Pública.

Existe un patrón común de comportamiento en torno al presupuesto y el gasto finalmente pagado. Desde el año 2013 la ejecución se ha movido en el entorno del 50 por ciento. La Consejería de Economía generó en 2013 un remanente del 38 por ciento de los 170 millones de euros presupuestados. En 2014 se elevó al 45 por ciento. Subió al 49 por ciento en 2015 y alcanzó el 40 en 2016. Los últimos datos de la liquidación del ejercicio 2017 son del mes de septiembre. De los 161.873.869,88 euros, la Junta sólo materializó pagos que ascendieron a los 50 millones de euros, mientras que comprometió gastos que superaron en poco los 90 millones. El remanente del presupuesto generado hasta el noveno mes del año se elevó al 69 por ciento (111.069.685,36 euros).

El colectivo que más está sufriendo el atasco de la maquinaria burocrática de la Administración es el de autónomos. Hay que recordar que la demora en la tramitación ha provocado que hasta Susana Díaz entonara el «mea culpa» en su intervención en el último debate sobre el estado de la comunidad el pasado 15 de noviembre. «Soy consciente del retraso en el pago de las ayudas –dijo–. Los rigurosos controles, el carácter de la concurrencia competitiva y el elevado número de expedientes ha generado un retraso que no debe volver a repetirse y con la misma humildad que reconozco nuestras limitaciones, les garantizo que vamos a evitar a toda costa que esta situación se vuelva a reproducir en el futuro». El retraso es muy llamativo. La Consejería de Economía y Conocimiento convocó en diciembre de 2016 tres líneas de ayudas destinadas al fomento y la consolidación del trabajo autónomo. La primera línea, la más sustancial que a su vez se dividía en tres ejes de acción, sumaba 31,5 millones de euros. La segunda, 8,7 millones de euros. Y la tercera 770.000. Por tanto, algo más de 41 millones de euros en total. La mayoría de las resoluciones de adjudicación se publicaron a finales de 2017 y aún hay líneas pendientes en algunas provincias en las que se acumulan los requerimientos de subsanación de solicitudes. Todavía queda la parte más esperada por los autónomos para poner en marcha o relanzar su negocio: el pago de las ayudas.

La situación se ha complicado además puesto que la convocatoria de subvenciones de 2017 la publicó la Junta en el BOJA del pasado 29 de diciembre. Y no de todas las líneas, sino solo de una de las áreas de acción de la línea 1 para el fomento de la creación de empresas del trabajo autónomo con un presupuesto de siete millones de euros frente a los 41 millones del paquete global de las medidas del ejercicio anterior. «Ya llevamos dos años sufriendo lo mismo y no hay derecho a que se trate así a este colectivo», asegura a este periódico el presidente regional de la Asociación de Trabajadores Autónomos, Rafael Amor. «No nos vale la respuesta de la Junta alegando que se ha producido una avalancha de solicitudes. El número de solicitudes ha sido el que se esperaba. Sobra desidia y falta voluntad por parte del Gobierno andaluz para agilizar la gestión», abunda Rafael Amor, quien aboga por medidas como la ampliación de la tarifa plana que está dando buenos resultados.

Hay que tener en cuenta que las subvenciones para autónomos que se incluyen dentro del programa de Emprendedores e internacionalización de la economía están financiadas solo en parte con fondos propios. También hay transferencias finalistas a través de la Administración General del Estado y cofinanciación de la Unión Europea a través del Fondo Social y de los fondos Feder. El Gobierno ya castigó a Andalucía el último año –fue la única comunidad que recibió menos en políticas activas de empleo, concretamente un 3 por ciento– debido entre otros factores a que no cumplió los objetivos de ejecución presupuestaria.

Publicidad