La «madrugá» acaba con la entrada en sus templos de sus tres cofradías señeras

Sevillanos y turistas rodean el palio de la Esperanza Macarena a su salida anoche para La 'Madrugá' de 2014.
Sevillanos y turistas rodean el palio de la Esperanza Macarena a su salida anoche para La 'Madrugá' de 2014.

La Madrugá de la Semana Santa sevillana ha acabado minutos antes de las tres de la tarde del Viernes Santo con el regreso a sus templos de las tres cofradías señeras de esta jornada: La Maracena, la Esperanza de Triana y el Cristo de los Gitanos.

Un cielo gris ha mitigado el calor que ha marcado hasta ahora la Semana Santa en Sevilla que, a diferencia de los últimos años, no ha perdido ninguno de sus desfiles procesionales por la lluvia y ha sido seguida por un ingente número de devotos, turistas y curiosos.

La entrada de La Maracena, la Esperanza de Triana y el Cristo de los Gitanos en sus templos ha sido presenciada por miles de personas que han aplaudido las sucesivas "levantás"con las que los costaleros adornan los últimos momentos de las estaciones de penitencia, en los que no han faltado tampoco las "petalás", lluvias de flores con las que los vecinos reciben a sus imágenes al regresar a sus barrios.

El buen tiempo va a permitir, esta tarde, la salida de las siete hermandades que procesionan el Viernes Santo, las más afectadas por la lluvia en los tres últimos años, en especial el Cachorro, una de las tallas más importantes y de mayor valor artístico de la Semana Santa sevillana, lo que ha impedido su salida en numerosos años durante la última década por la amenaza de lluvia.

El Cachorro afronta uno de los recorridos más largos y menos protegidos de la Semana Santa sevillana, por lo que sólo realiza su desfile procesional sin amenazas meteorológicas.

Junto a la imponente talla anónima del moribundo Cristo del Cachorro también procesionarán esta tarde la hermandad de la Carretería, en el céntrico barrio del Arenal; la Soledad de San Buenaventura; la trianera Virgen de la O; San Isidoro; Monserrat y La Mortaja, uno de los desfiles más severos de la Semana Santa sevillana cuyo paso constituye una de las joyas del barroco sevillano.

La Semana Santa de Sevilla transcurre este año sin incidentes dignos de mención, según han informado esta tarde a Efe fuentes del Ayuntamiento hispalense, y con una masiva afluencia de turistas que vaticinan unos índices de ocupación hotelera superiores a los de los últimos años.

Estampas únicas

La 'Madrugá' de 2014 se ha desarrollado con todo su esplendor, plena de emociones y fervor después de dos años rota parcial o totalmente por la lluvia, ya que gracias al buen tiempo miles de personas han disfrutado de la jornada más emblemática de la Semana Santa sevillana.

La ciudad ha sido un hervidero de gente desplazándose de un rincón a otro, de una callejuela a otra para contemplar estampas únicas de las seis cofradías que han salido a la calle para hacer su estación de penitencia, pero esta vez sin sobresaltos porque el cielo estaba totalmente despejado y las temperaturas eran cálidas.

Las imágenes más veneradas por los sevillanos han desfilado en la Madrugá: la "Macarena", "La Esperanza de Triana"y el "Gran Poder", que el año pasado se vieron sorprendidos por un fuerte aguacero a partir de las siete de la mañana que interrumpió el pase procesional de las dos primeras mientras que el Gran Poder pudo aligerar el paso y llegar a su templo.

"La Macarena", la "Esperanza de Triana"y "Los Gitanos"tuvieron que refugiarse en templos próximos al lugar por el que transitaban en ese momento y hubo que proteger algunas imágenes con plásticos para evitar su deterioro dado su alto valor artístico.

A diferencia de 2013, este año no ha habido que mirar al cielo por si presagiaba lluvia y, por eso, fieles, curiosos y turistas se han deleitado de un acontecimiento espiritual y de gran belleza estética.

Desde primeras horas de la noche miles de personas se apostaban ante las puertas de los templos de los que iban a salir a partir de la medianoche las seis cofradías de 'La Madrugá' para tener una vista privilegiada de las imágenes y del desfile procesional.

Además de en los templos, los sevillanos eligen sus rincones favoritos para ver pasar las cofradías, como "La Esperanza de Triana"por la calle Pureza, donde le tiran pétalos de rosas; una de las vistas preferidas es cuando cruza el puente del barrio de Triana y se dirige hacia Sevilla.

También es muy emotivo ver pasar a "La Macarena"por el convento de las Hermanas de Sor Angela de la Cruz, que le rezan con cánticos, y entrando en su barrio por la calle Feria, donde, al igual que en los alrededores de su basílica, acude gente de toda la vida del barrio y miles de fieles.

Impresiona ver la solemnidad con las que recorre las calles de la ciudad "El Gran Poder", conocido como el 'Señor de Sevilla', durante unas siete horas de desfile procesional en el que le profesan respeto y devoción miles de ciudadanos.

El paso más jaleado de la 'Madrugá"es "El Señor de la Salud"de la Hermandad de Los Gitanos, conocido popularmente en el lenguaje calé como 'El Manué', ya que los gitanos de forma espontánea cantan y bailan sobre todo a la salida y a la entrada de la cofradía.

Es una noche de contrastes entre cofradías muy populares y concurridas por el número de nazarenos como "La Macarena", "La Esperanza de Triana"y "Los Gitanos", con bandas de músicas, saetas y piropos a las vírgenes, y las más sobrias y rigurosas, conocidas como hermandades 'de negro', como "El Silencio", "El Gran Poder"y "El Calvario", que desfilan sin acompañamiento musical.

También es una noche de estampas convertidas en tradición con el paso de los años como las sillas plegables con las que hacer frente a las largas esperas, los puestos de bocadillos y de chocolate con churros con los que coger fuerzas cuando se van agotando con el discurrir de la noche y los paquetes de pipas para distraer las esperas.

A pesar de la multitud de personas moviéndose por las calles de Sevilla y de las bullas para encontrar una ubicación privilegiada para ver pasar las cofradías, no se han producido incidentes destacados, según han informado fuentes del Ayuntamiento de Sevilla.

Este buen desarrollo de la 'Madrugá' ha contado con un importante despliegue policial por las calles de Sevilla, integrado por 280 efectivos de la Policía local, 60 voluntarios de protección civil, ochenta bomberos, cuatro dispositivos fijos de servicios sanitarios y una unidad móvil, así como un amplio dispositivo de la policía nacional.

La 'Madrugá' concluirá este mediodía cuando "La Macarena", "La Esperanza de Triana"y "Los Gitanos"entren en sus templos y pondrá fin a una noche para el recuerdo.