La mujer del concejal de Sí Se Puede ya trabaja en Aguas de Huelva

Era una de las condiciones para mantener al PSOE en la Alcaldía de Aljaraque, según una grabación

La mujer del edil Francisco Martín, en Atención al Público de Aguas de Huelva
La mujer del edil Francisco Martín, en Atención al Público de Aguas de Huelva

Era una de las condiciones para mantener al PSOE en la Alcaldía de Aljaraque, según una grabación

Según la grabación a la que accedió LA RAZÓN, publicada el pasado domingo, uno de los requisitos para que Sí Se Puede Aljaraque, la marca blanca de Podemos de la que la formación morada asegura que se desvinculó hace dos años, rompiera el acuerdo alcanzado a finales de diciembre con el Partido Popular para presentar una moción de censura contra el PSOE en la localidad onubense pasaba por colocar a la mujer de uno de los ediles del nuevo partido en la empresa pública Aguas de Huelva. La mujer del concejal en cuestión, Francisco Martín –quien ha rehusado dar su versión de los hechos–, ya trabaja en el ente, en concreto, en Atención al Público.

María José, que así se llama la esposa de Francisco Martín, se habría reincorporado a Aguas de Huelva el pasado 30 de enero, según fuentes municipales. Sí Se Puede Aljaraque anunció sorpresivamente que rompía el acuerdo para la moción de censura el día 12 de ese mismo mes. Un asesor de Podemos en Aljaraque, presente en las negociaciones, M. A. A., denunció en un juzgado de Huelva –que ha solicitado las grabaciones– que la moción fue retirada después de que el PSOE ofreciera un puesto de trabajo a la esposa del concejal Francisco Martín tras una reunión en el bar Bernardino. El ofrecimiento, que se recoge en la grabación, lo habría realizado el sindicalista José Luis Rodríguez como supuesto «enviado político de Ignacio Caraballo», presidente de la Diputación de Huelva y secretario general del PSOE onubense. Según la denuncia, también se ofreció al otro edil de Sí Se Puede, Pedro Escalante, una concejalía con asignación económica por ir a las juntas de gobierno.

«Eso está todo hecho. Ahí no hay problema seguro. No se tiene que preocupar... Como tú comprenderás, estas cosas hay que vestirlas. Lo que no quiero es que aparezca en ningún momento una conexión entre una cosa y la otra, porque entonces es que vais a quedar como unos golfos, es que habéis hecho las cosas por dinero, cojones», se señala en la grabación, que hacía referencia a anteriores contrataciones de la mujer del edil en la empresa pública onubense para evitar sospechas. «Eso ya está todo hecho. Ahí no hay problema seguro. No se tiene que preocupar. Los nervios de estas cosas. Como tú comprenderás, estas cosas hay que vestirlas. Hay que encajar. Una cosa fundamental, yo se lo he explicado a él», indica el sindicalista en la grabación. «Se la va a llamar», tranquiliza José Luis Rodríguez en la conversación con el asesor municipal denunciante.

Por su parte, el sindicato CC OO en Huelva aseguró ayer que «jamás» ha participado en ninguna reunión para evitar la moción de censura de Aljaraque e instó a José Luis Rodríguez –secretario general de la FSC en Huelva– a que inicie las acciones legales oportunas que sirvan para esclarecer los hechos y depurar responsabilidades legales, al margen de las actuaciones internas que la organización pueda adoptar.

CC OO aclaró que, ante el escenario político que se dio en Aljaraque de una posible moción, el secretario general de CC OO en Huelva, Emilio Fernández, «se limitó a mantener conversaciones con Pedro Escalante (sindicalista y edil de Sí Se Puede en Aljaraque) para que reconsiderase su postura, dada su larga trayectoria sindical y las repercusiones que esa decisión podría tener para la imagen de su sindicato». Respecto a las grabaciones filtradas, donde aparecería José Luis Rodríguez, el sindicato señaló que la información de la que dispone permite decir que «el fondo de las mismas no es cierto, aunque es reprochable e intolerable el contenido». Instó a José Luis Rodríguez a que emprenda las acciones legales que estime para esclarecer los hechos, al margen de las actuaciones internas que la organización pueda adoptar para esclarecer estos hechos.