Andalucía

La víspera del festivo convierte la Feria en un hervidero

Numerosas recepciones en el Real

Numerosas recepciones en el Real

Publicidad

El martes de la Feria de Abril de Sevilla es, desde hace tres años, una jornada grande porque el miércoles es el único festivo y los sevillanos pueden disfrutar sin mirar el reloj ni madrugar al día siguiente. Este año la jornada estuvo marcada por el calor, con hasta 33 grados registrados en el termómetro de la portada. La Feria tiene tradiciones más que centenarias, como el baile, el cante, la comida compartida, la diversión y los caballos, pero también cambia, aunque a muchos no se lo parezca, y uno de esos cambios se produjo hace tres años tras una votación popular para que comenzara antes, acabara también antes y se incluyera un festivo. Pues bien, este festivo es el miércoles de Feria, lo que convierte al martes en un día aprovechado en masa por los sevillanos, como se demostró ayer de nuevo a pesar del calor, la palabra más repetida por los feriantes y los trabajadores que hacen posible la diversión. Los abanicos aún son manuales, pero se movían a una velocidad como si fueran mecánicos; las sombras eran un valor en alza y los camareros no daban abasto para atender la demanda de cervezas, rebujitos y refrescos. Los días de feria tienen también un calendario de recepciones que es necesario ordenar y seleccionar. Ayer fueron las del PP, la Autoridad Portuaria, Endesa y la Asociación de la Prensa de Sevilla, que reunió a numerosos políticos, desde la ex presidenta socialista Susana Díaz al líder andaluz de Vox, Francisco Serrano. También asistieron los consejeros de Ciudadanos del Gobierno andaluz Juan Marín, Javier Imbroda, Rocío Ruiz y Rocío Blanco, que se hicieron una foto junto a la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, también de Ciudadanos, y el portavoz parlamentario de esta formación, Sergio Romero. En esta caseta, además de departir políticos y periodistas con pocos micrófonos por delante, se entregaron los Claveles de la Prensa a Blanca Manchón, al periodista Roberto Leal y a la Fundación Ana Bella.