Looping Group fuerza con la Junta un nuevo canon

La firma francesa inicia hoy una ronda de contactos con la Administración

El parque recibe más de 600.000 visitas al año
El parque recibe más de 600.000 visitas al año

La firma francesa Looping Group, que asumirá la gestión de Isla Mágica, ha comenzado a dar los primeros pasos para alcanzar el acuerdo final con Caixabank, hasta ahora propietaria del 82% del parque. Así, entre hoy y mañana está prevista una ronda de encuentros de varios responsables de la entidad para ir dando forma al cambio de titularidad, entre la que se encuentra una reunión con la Junta de Andalucía pare renegociar el pago del canon de explotación.

Según fuentes cercanas a la operación, la intención de los franceses es evitar pagar la subida de este concepto prevista para cuando se pongan al frente del control del parque. Esta maniobra para reducir los costes se suma al desembolso de 30 millones de euros que realizará Caixabank para que la transferencia del recinto lúdico se haga libre de cargas, mientras que Looping Group se compromete a invertir cinco millones de euros en los próximos años. De estos 30 millones, la mayoría, 21, son deudas que tiene a cuenta de préstamos, en su mayor parte con la propia entidad financiera, a los que hay que sumar el pago atrasado de dicho canon, ya que Isla Mágica hasta ahora no ha podido hacer frente a los mismo por falta de liquidez.

Desde que se conocieron las intenciones de vender el parque, la dirección del mismo señaló que sería necesaria una reducción del dinero requerido por la Junta para hacer atractiva la llegada de inversores. Según lo estipulado, entre 2008 y 2014, el importe del canon es de 226.973 euros anuales, que pasará a ser de 983.061 euros a partir del octavo año por el uso de los 45.000 metros cuadrados del parking asociado al recinto. Algo que no convence a los nuevos inversores teniendo en cuenta que en los últimos años el parque ha tenido unas pérdidas de más de tres millones de euros anuales de media, pese a los más de 600.000 visitantes por temporada. Las pretensiones de los representantes de Looping Group es tomar contacto con la realidad del parque y ajustar al máximo el pago de este canon, que puede suponer un contratiempo en el traspaso.

Desde que se conocieron los primeros datos de la operación, el grupo francés, especializado en la gestión de parques de tamaño mediano y en plena expansión por varios países de Europa, mostró su determinación por dar un nuevo giro a la gestión del parque, por lo que anunciaron que la inversión que realizarán se destinará a la incorporación de nuevas atracciones, ampliar la actual oferta y buscar mercados alternativos. Sin embargo, aún no se conoce cuál será el calendario definitivo de la operación pese a que en menos de tres meses Isla Mágica debe comenzar su temporada a pleno rendimiento. No obstante, es probable que la rúbrica del mismo con Caixabank no se haya dado para entonces. Pese a ello, de los primeros contactos trascendió que la intención de los nuevos inversores era apostar por el mantenimiento de las instalaciones, aunque están pendientes varios trámites administrativos que pueden retrasar los plazos iniciales, como esta renegociación del canon con la Junta.

Looping Group, controlado por una firma de inversión de EE UU, se constituyó en 2011 tras la adquisición del 70% de siete parques al grupo francés Compagnie des Alpes, llevado a cabo el pasado mes de mayo con la compra de Cobac Park, con 100.000 visitas al año, que se unió a Park Bagatelle, Aquarium de Saint Malo, Park Mini-Châteaux y Aquarium de Val de Loire, en Francia, y Aquaparc en Suiza, Aventuren park Hellendorn en Holanda y Pleasurewoof Hills en el Reino Unido.

A la espera de cerrar el calendario

Al margen de las negociaciones, la plantilla de Isla Mágica sigue a la espera de conocer cuál será su futuro pese a que la entrada en escena de Looping Group paralizó el ERTE que se estaba negociando. Sin embargo, la incertidumbre aún planea sobre los 600 empleados, ya que todavía no se conoce el calendario laboral para este año. Desde el comité de empresa, en declaraciones a LA RAZÓN, se asegura que van a dar unos días a los nuevos propietarios aunque matizan que si en ese plazo no se les cita para iniciar las conversaciones pedirán ellos una reunión a través de UGT, ya que por convenio colectivo tienen derecho a conocer cuál es el calendario laboral desde comienzos del año.