Los trabajadores de Limasa responden a las sanciones con un paro ilegal de 8 horas

Un trabajador de Limasa, trabajando en las calles de Málaga
Un trabajador de Limasa, trabajando en las calles de Málaga

Los trabajadores de la empresa mixta de Limpieza en Málaga, Liamsa, iniciaron ayer a las seis de la mañana un paro que se prolongó hasta las dos de la tarde en señal de protesta contra las sanciones que ha impuesto la dirección de la sociedad por bajo rendimiento.

Tras reunirse con el gerente de la empresa, Rafael Arjona, y representantes de los distintos grupos municipales PSOE, Málaga para la Gente y Málaga Ahora, el comité de empresa acordó crear una comisión para analizar esas sanciones y adoptar una decisión «global», según informó el presidente del órgano, Manuel Belmonte.

El representante sindical de UGT consideró «injustificadas» las sanciones impuestas a los empleados –un total de 217: 99 leves de suspensión de empleo y sueldo durante un día, ocho leves de dos días y 164 graves–, además de un total de 506 amonestaciones verbales.

Por su parte el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, lamentó la protesta que calificó como «huelga ilegal» al no haber sido anunciada de manera previa ni haber previsto servicios mínimos, y consideró que la actitud de los empleados representa «un paso equivocado».

Ambas partes acordaron retomar el próximo día 27 las reuniones de la mesa negociadora del convenio colectivo, a partir de la sentencia del Juzgado de lo Social número 8 de Málaga, que determina que el actual convenio está prorrogado.

La portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento, María Gámez, aseguró que el equipo de gobierno del PP «ha avivado» un conflicto que «venimos arrastrando en el tiempo, con varios cierres en falso».

En este sentido, hizo hincapié en que «la situación impone la mayor capacidad de diálogo por parte del Ayuntamiento», al tiempo que consideró necesario abandonar «un enfrentamiento abierto ahora con sanciones a los empleados».

En la misma línea, el portavoz de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, responsabilizó a los responsables de la empresa y al concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, de «echar leña al fuego y provocar a los trabajadores».

Francisco de la Torre dijo no descartar completamente la opción de la municipalización para el servicio de limpieza, aunque dejó claro que «no es un tema fácil». Más aún, subrayó que «parece más razonable que las empresas expertas en esta materia, y España las tiene con proyección internacional, llevasen este tema». «Todas las grandes ciudades trabajan con empresas privadas», señaló, poniendo como ejemplos Madrid o Barcelona. «Ninguna de ellas, que han cambiado políticamente hacia posiciones de izquierda más radical, se han planteado una reconsideración hacia la municipalización», alertó.