Más de 2.000 profesionales dicen en San Telmo «no» a la fusión de hospitales

La Razón
La RazónLa Razón

Alrededor de 2.000 personas, entre profesionales sanitarios, usuarios de la sanidad y delegados sindicales, participaron ayer en la denominada «Marcha Blanca» de protesta por la fusión encubierta de los hospitales Virgen Macarena y Virgen del Rocío de Sevilla. Bajo el lema «La Sanidad no se recorta, se defiende», la marcha se inició en la plaza de la Encarnación y concluyó a las puertas del Palacio de San Telmo, sede del Gobierno andaluz, donde los sindicatos convocantes leyeron un manifiesto en el que pusieron de relieve, junto a sus críticas por la fusión de servicios hospitalarios entre distintos centros, los recortes de los salarios de los trabajadores sanitarios que vienen sufriendo en los últimos años, así como el aumento de jornada, la eliminación «de la mayoría» de sus permisos reglamentarios, además de la pérdida «de buena parte de sus derechos».

De igual forma, criticaron que los más perjudicados han sido los trabajadores con contratos eventuales, que han visto reducido sus salarios en un 25 por ciento, «y se ven sometidos a la angustia de renovar sus contratos mes a mes». Junto a ello, advierten de que la inoperancia de la bolsa de contratación, «puesto que desde hace un año no se sustituye prácticamente ni una de las ausencias del personal».

«Prefieren cerrar plantas, centros y consultas, empeorando la atención a la población. Desde hace más de un año no se ha hecho en toda la provincia de Sevilla ni un solo nombramiento de interinidad. Quienes se jubilan o nos dejan por otros motivos no son sustituidos y la Junta de Andalucía aprovecha para hacer caja reduciendo las plantillas», sostienen los sindicatos convocantes en su manifiesto.

Igualmente, denuncian que, de los cerca de 300 médicos y enfermeros que han terminado en estos días su formación especializada, «apenas un cinco por ciento de ellos van a quedarse en nuestros centros para ejercer la especialidad en que han sido formados, con una importante inversión económica y de esfuerzo».

Fuga de talentos

«Tendrán que irse a la sanidad privada o a la emigración, por lo que estamos dilapidando el mejor capital humano», agregan los sindicatos en este manifiesto.

Así, los sindicatos reiteran que dichas fusiones se están haciendo «sin ningún informe o estudio previo que las avale». Esta fusión se está haciendo «a espaldas de profesionales, usuarios, sindicatos y Parlamento andaluz».

Que la capital cuente con dos hospitales de máximo nivel «no es un capricho, sino una necesidad». El Virgen Macarena atiende a una población de 551.856 personas y el Virgen del Rocío a 875.331 habitantes.